Compartir

El embajador ecuatoriano Leonardo Arízaga recibió a la delegación de 31 bomberos de Guayaquil y Quito que viajaron a México para colaborar en las tareas de búsqueda y rescate tras el terremoto en ese país.

El Telégrafo

Los bomberos llegaron en un avión Hércules C-130, perteneciente a la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE). Llevaron consigo material de rescate (inmovilizadores hidráulicos), además de dos canes para búsqueda y rescate.

La aeronave transportaba también equipos para ubicación, extracción y estabilización de estructuras, sondas, rayos X, plantas eléctricas, potabilizadores de agua y raciones alimenticias para una semana de autonomía.

El coronel Eber Arroyo, comandante del Cuerpo de Bomberos del Distrito Metropolitano de Quito, dijo en la mañana que están “preparados para colaborar con nuestro contingente”. Los efectivos tienen certificado de rescate USAR y se pondrán a órdenes de las entidades mexicanas encargadas de la coordinación de las brigadas en los diferentes puntos del país.

El avión ecuatoriano regresará al país esta noche, transportando a un grupo de 11 compatriotas afectados por el terremoto. La Cancillería ecuatoriana ha activado los protocolos de asistencia para recibirlos y conducirlos a sus hogares.

Fuente: El Telégrafo