Compartir

La brigadas interinstitucional liderada por "Las Manuelas" de la zona 7 visitó los hogares de las personas con discapacidad en Catamayo y Saraguro, en Loja.

El Telégrafo

Anthony Agreda de 14 años junto a su madre recibió a las brigadistas y a los médicos en su domicilio. “Con esta nueva silla de ruedas será más fácil llevarle al colegio”, señala Lorena Obregón, madre de este joven con el 93 % de discapacidad física, producto de un accidente de tránsito.

“Mi hijo recibe el Bono Joaquín Gallegos Lara, estudia y tiene atención médica permanente, y eso ha permitido tener un desarrollo normal como el resto de jóvenes, pese a su discapacidad”, manifestó Obregón. En Catamayo, se tiene previsto identificar más de 1.200 personas con discapacidad y en Saraguro 1.600.

“Durante la visita levantamos el Registro Social 2018 que permite conocer las necesidades de los beneficiarios y derivarlas a las diferentes instituciones del Gobierno”, manifestó Ana Cristina Arciniegas, coordinadora de la zona 7 de Las Manuelas.

Luego de esta visita, las brigadas se trasladaron hasta la parroquia rural El Tambo, en el cantón Catamayo. Por un camino de tierra y piedra llegaron hasta la casa de Jesús Moreno de 90 años con el 50 % de discapacidad física. Recibió una silla de ruedas que remplazó a una de plástico en la que su hija Rosa lo movilizaba.

Moreno, además, recibe atención médica de salud permanente por parte del Médico del Barrio, una estrategia que cumplió un año como parte del Plan Toda una Vida.

“Esto nos ha permitido llegar a los lugares más recónditos del país para brindar atención prioritaria de salud y carnetizar a las personas con discapacidad”, indicó Flor Reyes, Médico del Barrio. En Catamayo junto a Las Manuelas, según datos del Ministerio se han entregado más de 250 ayudas técnicas.

En el cantón Saraguro visitaron en su domicilio a Ángel Cabrera, un joven de 26 años, con 82 % de discapacidad a quién anteriormente le entregaron una silla de ruedas, una de evacuación y un cojín antiescaras. En su hogar ubicado en la parroquia Urdaneta, la Brigada llegó para entregarle atención de salud y coordinar las terapias físicas domiciliarias, a través de los servicios del IESS.

“Luego de mi accidente quedé totalmente inmovilizado, gracias al trabajo y al apoyo de varias instituciones ahora puedo mover mis brazos y no pierdo las esperanzas de volver a caminar”, señaló Cabrera.

Las Manuelas de la zona 7 también recorren los cantones de Portovelo, Zaruma y Atahualpa en la provincia de El Oro, donde tienen planificado identificar más de 1.300 personas a quienes se le realizará el levantamiento del Registro Social 2018 para que puedan acceder a los servicios que otorgan las instituciones del Estado.

Fuente: El Telégrafo