Compartir

Cada detalle de este asesinato indiscriminado parecía meticulosamente planeado.

CNN

La selección de una habitación de hotel con vistas a un festival de música, días antes del ataque. El arsenal de 23 armas dentro de la suite de Las Vegas del atacante. Y miles de municiones —además de un ingrediente usado en explosivos— dentro de la casa y el automóvil del asesino.

Sin embargo, nadie sabe por qué Stephen Paddock se transformó de un contador jubilado en el asesino masivo más mortífero de la historia moderna de Estados Unidos. Su incesante tiroteo —la policía dice que disparó durante nueve minutos después de la primera llamada al 911— a los aficionados a la música country en un concierto al aire libre dejó 58 muertos.

Otras 500 personas todavía están tratando de recuperarse de las heridas: desde heridas de bala a lesiones por la estampida cuando 22.000 personas trataron de huir del objetivo del pistolero.

Hasta ahora, la policía cree Paddock actuó solo, lo que podría hacer el motivo más difícil de determinar.

Fuente: CNN