Compartir

La tarde del martes 1 de agosto la clínica La Primavera, ubicada en el sector de Cumbayá, fue "clausurada definitivamente por haberse encontrado infracciones a Ley Orgánica de Salud", según informó Maily Vásconez, directora provincial de salud.

El Comercio

La funcionaria señaló que al momento se encuentra sustanciando procesos administrativos en contra de la clínica por presuntas negligencias médicas.

A través de una entrevista telefónica con este diario, Diego Alarcón, propietario y médico de dicha clínica calificó de injusta la clausura definitiva de la institución de salud. “El 18 de mayo se dio una clausura parcial y nos dieron un plazo para realizar cambios. El plazo no se cumplió y vinieron a realizar un nuevo control con una normativa muy subjetiva”.

Alarcón además aseguró que la clínica ha respondido a todos las denuncias que se han realizado y afirmó que “no existe ningún caso de negligencia que haya sido demostrado”.

El colectivo autodenominado Víctimas de La Primavera expresó que continuarán batallando hasta que la justicia actúe en favor de los 68 casos de madres y niños que fallecieron o resultaron con secuelas como parálisis cerebral tras la presunta inobservancia a protocolos médicos. “Este es solo un primer paso.

No descansaremos hasta que se haga justicia”, expresó Elizabeth Galárraga, miembro del colectivo. Verónica Cedeño, integrante del colectivo, afirma que existen casos de víctimas registrados desde hace 15 años. “Ha sido un camino muy difícil. Si nosotros no hubiéramos peleado en las calles quizá no se hubiera logrado la clausura definitiva”.

Según Alfredo Larrea, abogado de algunos de los miembros del colectivo, existen dos denuncias en la Fiscalía realizadas hace tres años en contra de la clínica. “Al momento se encuentran en etapa investigativa pero vamos a continuar impulsando esas acciones para que la verdad salga a la luz.

El médico deberá responder por las negligencias cometidas al no ser un médico gineco-obstetra, como se presentaba ante las pacientes”, diujo Larrea.

Fuente: El Comercio