Compartir

En Notimundo, Daniel Legarda, presidente de la Federación de Exportadores (Fedexpor), dijo que la decisión del Comex de extender por un año más las salvaguardias cambiarias es preocupante, ya que el sector productivo no estaría en la capacidad de soportar una carga impositiva más.

Daniel Legarda, en Notimundo con Patricia Terán y Freddy Paredes, explicó que la decisión del Comex de diferir el plan de desmantelamiento de las salvaguardias por un año más (abril 2017)  es parte de las medidas económicas que adoptó el Gobierno por el terremoto que azotó al país el pasado 16 de abril.

La decisión, según Legarda, es preocupante, ya que es una carga impositiva más para el sector productivo y exportador lo cual generará una afectación importante. “Con la extensión del tiempo de las salvaguardias, entendemos que queda eliminada la opción del Timbre Cambiario”, pues el sector productivo no podrá soportar una carga más de impuestos, dijo. “No tenemos un equilibrio sobre las medidas e incentivos para la reactivación productiva”, añadió.

Daniel Legarda también se refirió al Drawback, que fue aplicado por el Gobierno en 2015. En ese sentido aseguró que aún está pendiente el pago por este mecanismo que es la devolución de impuestos a los exportadores, quedando un compromiso por 180 millones de dólares en 2015. Para este 2016 el sector exportador no tiene la certeza de que el compromiso continúe. Hasta ahora, según digo el titular de Fedexpor, han recibido 40 millones de dólares.

En cuanto al acuerdo comercial con la Unión Europea, Legarda afirmó que no habría ningún cambio y que las negociaciones siguen sin alteración alguna.

Todas las medidas adoptadas por el Gobierno, según Legarda, son entendibles debido al terremoto que afectó el país. Sin embargo, aseguró que generarán que siga cayendo el consumo, lo cual, a sus ojos, es técnicamente contrario a lo que se necesita en un momento de depresión económica.

Finalmente, Daniel Legarda, presidente de Fedexpor, afirmó que después de la extensión de las salvaguardias el mensaje se vuelve urgente para que se revisen mecanismos para la recuperación de la competitividad comercial y productiva.