Compartir

La Comisión Nacional Anticorrupción - Guayas realizará un juicio popular en contra del vicepresidente Jorge Glas, investigado por supuesta asociación ilícita en el caso Odebrecht. Así lo informaron sus directivos la mañana de este lunes, 16 de octubre del 2017, desde Guayaquil.

El Universo

El anuncio lo dio la coordinadora de la agrupación en la provincia y exasambleísta constituyente, Martha Roldós. Estuvo acompañada de otros integrantes de la comisión como Silvia Buendía, Zobeida Aragundi, Glenda Soriano, César Cárdenas, Virna Cedeño y Ricardo Ramírez. Roldós calificó la actividad como un proceso didáctico y cívico para que la ciudadanía comprenda en qué tipos de delitos supuestamente está implicado el vicepresidente.

“No hay ninguna persecución mediática o política a Jorge Glas, lo que hay es un individuo que está involucrado en varios casos gravísimos de corrupción que afectan al Estado”, dijo. A su criterio, Glas debería ser acusado de más delitos de los que investiga la Fiscalía.

Acusa que al haber sido Ministro Coordinador de los Sectores Estratégicos, el Segundo Mandatario tuvo responsabilidad en los contratos que firmó el Estado ecuatoriano y que habrían sido adjudicados por el pago de coimas, como en el caso Odebrecht.

En el denominado juicio popular, los miembros de la comisión designarán a un fiscal, un tribunal de jueces, testigos y abogados de las partes, en una simulación que se dará a las 16:00 del próximo jueves 26 de octubre del 2017 en el auditorio de Radio Morena, en las calles Aguirre y Quito en Guayaquil.

Lourdes Tibán, del movimiento indígena y el abogado Juan Vizueta, son algunas de las personas que intervendrán. Los miembros de la comisión destacaron que algunos de los casos de corrupción fueron denunciados en su momento por ellos y jamás se investigó. “El mismo caso Caminosca fue denunciado hace dos años y el entonces fiscal Galo Chiriboga y la Corte dejaron insubsistente esa denuncia”, dijo Aragundi.

Finalmente pidieron al presidente Lenín Moreno que haga efectiva su promesa de solicitar ayuda a la Convención de la Lucha contra la Corrupción de la Organización de las Naciones Unidas, para que ayude a investigar los casos de corrupción en el país.

Fuente: El Comercio