Compartir

Las Fuerzas Militares continúan a esta hora con los operativos para dar con el paradero de alias Guacho que ayer recibió dos impactos de fusil en enfrentamientos con el Ejército y la armada en zona rural de Tumaco.

El Telégrafo

Las Fuerzas Militares continúan a esta hora con los operativos para dar con el paradero de alias Guacho que ayer recibió dos impactos de fusil en enfrentamientos con el Ejército y la armada en zona rural de Tumaco.

El ministro de Defensa, Guillermo Botero, aseguró que las autoridades vigilan los hospitales y centros de salud de la zona por si ‘Guacho’ y sus hombres necesitaban asistencia médica.

Contra ‘Guacho’ hay un potente cerco para evitar que se le escape a las autoridades.

“Es difícil que se escape de ese candado, (…) están vigilados todos los hospitales, puestos de salud, lugares donde hay médicos, etc, porque si están acudiendo a algún centro de esos serían capturados inmediatamente”, explicó Guillermo Botero.

Los operativos contra ‘Guacho’ lo han obligado a trasladarse del sur de Nariño muy cerca de la frontera con Ecuador hacia el norte del departamento, según explicó el jefe de cartera de Defensa.

‘Se le acabó la guachafita’

Ayer, durante el taller Construyendo País que el presidente Duque llevó a cabo en Quindío, aseguró que as ‘Guacho’ “se le acabó la guachafita”.

“Desde la primera semana de Gobierno estuvimos en el Pacífico, estuvimos en Tumaco, nos reunimos con nuestras Fuerzas Especiales.

Me reuní con el alto mando de Policía y el alto mando del Ejército, y di instrucciones muy claras de cómo teníamos que proceder para desarticular a ese bloque que se ha denominado el ‘Oliver Sinisterra’ y a su cabecilla alias Guacho”, dijo.

El mandatario indicó que espera que en las próximas horas haya noticias sobre el trabajo “impecable” de las Fuerzas Militares.

Desde Ecuador, el presidente de ese país, Lenin Moreno, también recibió con entusiasmo la noticia del cerco a ‘Guacho’.

“Se ha sitiado de inmediato el lugar para dar con su paradero. Es una buena noticia para el país”, indicó el mandatario ecuatoriano antes de asegurar a la ciudadanía que “no habrá impunidad”.