El presidente de la República, Rafael Correa, arribó este lunes a Manabí para cumplir una agenda de actividades oficiales. El primer punto de su jornada se dará en la Unidad Educativa del Milenio Guadalupe Larriva, ubicado en el Km. 2 de la vía Manta-Jaramijó- en donde inaugurará el año lectivo en los planteles que no tuvieron afectaciones por el terremoto del pasado 16 de abril.

Con esta actividad se desmienten los rumores que circularon el fin de semana sobre una supuesta enfermad del gobernante. Incluso, el sábado por la noche, en Twitter se comentaba que Correa había sufrido un infarto y hasta un derrame cerebral. Situaciones que resultaron falsas.

El propio Jefe de Estado, el domingo por la mañana, retuiteó una noticia de una agencia internacional en la que se confirmaba que no sufrido un infarto. Ya durante el domingo, los rumores sobre la situación del Primer Mandatario cambiaron de “infarto” o “derrame cerebral” a un “delicado” estado de salud.

El editor general de diario La Hora, Luis Eduardo Vivanco, fue uno de los responsables de hacer circular esta versión. Ante la insistencia de sus seguidores de revelar datos o fuentes para corroborar su información, el periodista opositor se limitó a responder: “He comprometido el respeto a la reserva de fuente, gracias por tu interés. Tienen lista la cama 2” en un hospital de Quito.