Un grupo armado no identificado buscaría ejecutar un "acto terrorista" durante la reunión prevista para este martes entre el presidente de Colombia, Iván Duque, e indígenas en el suroeste del país, denunció este lunes el fiscal general.

ivan-duque-colombia
Presidente de Colombia, Iván Duque/ Crédito: EFE

“Tenemos información confiable que diría que con ocasión de su reunión con los dirigentes de la minga (protesta) del Cauca algunos grupos armados organizados, que se han infiltrado en este movimiento social e indígena, quisieran desarrollar un acto terrorista que podría afectar la seguridad del propio señor presidente”, dijo Néstor Martínez en la Casa de Nariño, sede de gobierno.

Sin ahondar en detalles y hablando en condicional, el fiscal aseguró que la entidad tiene “evidencias electrónicas” y “testimonios de fuentes que son confiables para la fiscalía” del supuesto ataque en el encuentro, pactado entre el gobierno y los indígenas para levantar una protesta que durante tres semanas bloqueó una importante vía del suroeste colombiano.

“La información que hemos obtenido habla de armamento de alta precisión para desarrollar un acto terrorista y estamos haciendo las comprobaciones correspondientes y han sido aportadas a la investigación evidencias que mostrarían que esos hechos pueden ser ciertos”, afirmó.

Martínez hizo el anuncio luego de reunirse con Duque en la sede presidencial para informarle de los supuestos hallazgos.

El fiscal aseguró que será “decisión” de Duque si asiste o no al encuentro, previsto en una zona sin confirmar del departamento del Cauca. El mandatario aún no se ha pronunciado.

Afirmó que desde el viernes pasado “empezaron a recabar información” de este supuesto plan, que se consiguió a partir de pistas halladas “hace varias semanas” de presuntas infiltraciones de grupos armados en la minga, como también se conoce a la protesta.

Duque anunció este lunes que se reuniría con los protestantes luego de que el sábado su gobierno acordara un pacto para que levantaran el bloqueo en la vía Panamericana, que conecta a Colombia con Ecuador.

La carretera estuvo bloqueada durante tres semanas, durante las cuales hubo choques con la fuerza pública, que dejaron a un policía y un manifestante muertos, y docenas de heridos. Además de problemas de abastecimiento y movilidad en la región.

En el tiempo del bloqueo el gobierno denunció que grupos “terroristas” habían infiltrado la manifestación, una versión rechazada tajantemente por los indígenas.

Los manifestantes exigían hablar directamente con Duque sobre el incumplimiento de convenios asumidos por otros gobiernos. Pero el mandatario se rehusó a ir a la zona hasta que los protestantes despejaran la carretera.

Los indígenas, que representan al menos el 3,4% de los 42 millones de colombianos, se han organizado para exigir derechos y denunciar crímenes y atropellos, con protestas que se han tornado frecuentes en los últimos años.

Fuente: El Universo- Nota original: LINK