Compartir

Ecuador colocó el miércoles $ 2.500 millones en bonos soberanos en el mercado internacional de capitales, para cubrir las necesidades de financiamiento que tiene el país, particularmente la caja fiscal, confirmó el ministro de Finanzas, Carlos de la Torre.

Imagen referencial Shutterstock

“Mientras exista un déficit -y hemos tomado acciones para irlo reduciendo en el tiempo- vamos a requerir financiamiento, de lo contrario enfrentaríamos la posiblidad de paralización del Estado y de un efecto negativo muy fuerte en la economía”, explicó el funcionario en una entrevista radial.

De la Torre dijo que esta operación ayuda a reducir la percepción de riesgo de los agentes sobre la economía ecuatoriana, lo cual abre puertas en cuanto a financiamiento externo.

“A inicios de esta semana Ecuador presentó el menor nivel de riesgo país en los últimos 4 años, alrededor de 563 puntos”, sostuvo. En semanas pasadas estuvo sobre los 700 puntos. “Es el mejor momento que enfrenta la economía en términos de posibilidades de financiamiento desde el año 2014”, añadió. El plazo de los bonos emitidos es de 10 años y la tasa de interés se cerró en 8,875%.

El Ministro dijo que esto se diferencia de colocaciones de bonos anteriores. Como ejemplo, indicó, que luego de la caída de precios de petróleo, en el tercer trimestre de 2014, se colocaba en plazos de hasta 10 años, pero con tasas superiores al 10%.

Resaltó que en esta ocasión, la oferta de recursos estuvo cerca de los $ 8 mil millones, lo que demuestra el interés de inversionistas del mundo. Pero, “debido a la planificación del financiamiento y las posibilidades de pago, nosotros solo tomamos $ 2.500 millones”.

De la Torre recalcó que se trata de la mejor demanda desde que el Ecuador volvió al mercado de capitales en 2014. La operación se efectúa como parte de la programación para la ejecución del Presupuesto General del Estado 2017, que aprobó la Asamblea Nacional.

El Ministerio también anunció una operación crediticia con Goldman Sachs Internacional por $ 500 millones, a 35 meses, con una tasa libor a tres meses más 4,75%, para el financiamiento de programas y proyectos de inversión que son prioritarios para la reactivación de la economía ecuatoriana.

Fuente: El Telégrafo