Compartir

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, se reunió con su homólogo chileno, Sebastián Piñera, para abordar temas relacionados con la interconexión eléctrica andina, el proyecto minero Llurimagua-Codelco, tratados de inversión y conectividad aérea.

El Telégrafo

El encuentro se desarrolló con motivo de la presencia de ambos Mandatarios en Bogotá para participar en la ceremonia de investidura del nuevo presidente de Colombia, Iván Duque.

En esta audiencia se analizó el estado del Sistema de Interconexión Eléctrica Andina (Sinea) que permitirá a Ecuador exportar energía a Chile en un futuro, para lo cual se deben implementar tareas conjuntas.

Estas acciones buscan posicionar al país como un potencial exportador de energía limpia en la región. Otro de los aspectos encaminados para la generación de empleo en Ecuador es el desarrollo minero.

El ministro chileno de Minería, Baldo Prokurica, visitará Ecuador en septiembre con el fin de supervisar el avance de las obras que se ejecutan en el proyecto minero Llurimagua-Codelco, en Imbabura. En cuanto a la conexión aérea, se promoverá la presencia -en Ecuador- de compañías aéreas chilenas como Latam y Sky Airline.

Latam ha mostrado su interés en abrir nuevos horarios y vuelos sin escalas Quito-Santiago; mientras que Sky Airline, domiciliada en Chile, podría iniciar vuelos de bajo costo en Ecuador, tras la adopción de la política de cielos abiertos impulsada por el Gobierno Nacional, en enero de 2018.

El equipo de trabajo de los mandatarios Moreno y Piñera anticipó que la V reunión del Consejo Interministerial Bilateral (CIB), que presiden los cancilleres de los dos países, se realizará en Santiago de Chile e incluirá el intercambio de experiencias positivas en políticas de desarrollo infantil, encaminadas al fortalecimiento de la Secretaría Técnica del Plan Toda una Vida. Tras la cita, Moreno acudió a la ceremonia de posesión de Iván Duque como nuevo Presidente de Colombia y al saludo oficial de las delegaciones presentes, que tuvo lugar en la Casa de Nariño. (I)

Fuente: El Telégrafo