El fuego registrado en la Reserva Geobotánica Pululahua aún no se puede controlar, por lo que el Cuerpo de Bomberos de Quito decidió instalar un campamento en la base del volcán; esto, con el objetivo de lograr apagar los focos secundarios del incendio forestal que ha consumido 78 hectáreas.

El helicóptero realiza descargas de agua con sistema Bambi Bucket en los focos calientes del incendio forestal registrado en la Reserva Geobotánica Pululahua. Créditos: Twitter - @BomberosQuito

Según una fuente del Cuerpo de Bomberos, todavía no se ha logrado controlar el fuego registrado en la reserva geobotánica Pululahua, donde personal de la institución realiza un monitoreo constante.

Desde el campamento, en la base del cráter, se coordinan las acciones operativas de liquidación del flagelo en la reserva en la que cuarenta bomberos realizan  acciones de extinción en focos secundarios y aislados.

De igual forma, un helicóptero Argus continúa realizando descargas de agua con el sistema de cisterna “Bambi Bucket” para enfriar el área desde el aire. Con datos georeferenciados con medición satelital, los bomberos calculan que hasta el momento se han visto afectadas 78 hectáreas en el Pululahua.

#PrevenciónCBDMQ | Si entendiéramos la importancia de los árboles en nuestra ciudad no permitiríamos que se quemen. ¡Ayúdanos a evitar incendios forestales! #SeguridadQuito pic.twitter.com/bFhATYxa9w

— Bomberos Quito (@BomberosQuito) September 3, 2019

De acuerdo a la directora nacional Forestal del Ministerio de Ambiente de Ecuador (MAE), Jéssica Coronel, el incendio afecta a la única reserva geobotánica del país, ubicada en las laderas del extinto volcán, situado al noroeste de Quito y cerca del emblemático monumento a la “Mitad del Mundo”.

Se trata de una zona montañosa, con vegetación tupida, topografía irregular y laderas pronunciadas que superan los 80 grados de inclinación. Según el MAE, en esta reserva habitan más de 140 especies de aves y 22 de mamíferos, entre los que se cuentan osos de anteojos (andinos), pumas, zorros y lobos de páramo, además de varias especies de reptiles y anfibios. Por su parte, el Cuerpo de Bomberos Quito expresó en su cuenta de Twitter:

“Si entendiéramos la importancia de los árboles en nuestra ciudad no permitiríamos que se quemen”.

Asimismo, registros del Ministerio indican que entre 2012 y 2018 se registraron “57 000 áreas afectadas por incendios en áreas protegidas y bosques protectores a nivel nacional”.Esto se debe a que Ecuador se ve afectado por la sequía durante esta temporada, también llamada verano ecuatorial, con una mayor incidencia de incendios forestales, la mayoría de ellos de origen antropogénico o generados por la acción humana.