Este martes 3 de septiembre, Dora Ordóñez, subsecretaria Anticorrupción, presentó los resultados de la investigación realizada sobre presuntas irregularidades en el área de Traumatología del hospital Pablo Arturo Suárez, en el norte de Quito.

En un informe al que tuvo acceso Diario El Comercio, se indica que los beneficiarios de los pagos no poseen un perfil económico ni comercial que justifique la entrega de los cheques. Créditos: Imagen referencial Shutterstuck.

Ordóñez señaló que se detectaron inconsistencias en los procesos de compras públicas de insumos para dicha área de atención.

Apuntó, por ejemplo, la existencia de pagos por $ 744 mil a una empresa proveedora, sin que se haya encontrado la documentación que justifique este abono. Además, se descubrió que en varios casos, se solicitaron insumos para pacientes que fueron derivados a otras casa de salud.

La entidad también encontró indicios de incumplimiento de horarios por parte de 10 de los 17 médicos que laboran en Traumatología.

Ordóñez, aseguró que estos hallazgos serán entregados este martes a la Contraloría General del Estado, la Fiscalía y el Ministerio de Salud para que se investigue más y se determinen las sanciones que correspondan.

Un nuevo equipo de investigación se está formando en la Secretaría Anticorrupción para investigar otros hospitales en todo el país, entre las que se incluye una casa de salud en la ciudad de Manta, del que se recibió una denuncia.

Por su parte, el director médico del hospital, Pedro Molina, afirmó que las actividades de la casa de salud se desenvuelve de forma normal y las atenciones se realizan de forma regular. Explicó, además, que los nuevos procesos de contratación de insumos ya están en marcha y se prevé que estén listos en 30 días.

Fuente: El Telégrafo – Nota Original: LINK