Compartir

La Fiscalía de El Salvador acusó hoy ante un tribunal al expresidente Mauricio Funes (2009-2014) por el supuesto desvío y lavado de más de 108,5 millones de dólares para la construcción de una represa, que se suma a otros dos procesos por corrupción contra el exmandatario.

Twitter

El Ministerio Público, que no dio detalles del caso, señaló en sus redes sociales que Funes y otras cinco personas fueron acusadas por los delitos de peculado, lavado de dinero, agrupaciones ilícitas y cohecho activo ante el Juzgado Noveno de Paz de San Salvador.

Los otros acusados son Michelle Guzmán, cónyuge de Funes y con quien se encuentra asilado en Nicaragua; el empresario de seguridad y amigo del exmandatario, Miguel Menéndez; y el expresidente de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa, José Leopoldo Samour.

También enfrentarán la Justicia José Enfraín Quinteros y Mario Pieragostini, representantes de la empresa ASTALDI, que supuestamente recibió los fondos cuestionados tras anular un contrato por la construcción de la represa El Chaparral.

“En julio 2012, después de hacer negociaciones de manera unilateral y directa, (los acusados) lograron anular el contrato y desviar entre ellos un monto de 108,5 millones de dólares”, dinero que supuestamente generó a la empresa ganancias por 45,2 millones.

Esta acusación se suma a otros dos procesos contra Funes en etapa de instrucción por la supuesta malversación de más de 351 millones de dólares y el pago de sobornos al ex fiscal general Luis Martínez para evitar investigaciones por una tregua entre las pandillas y la construcción de la referida represa.

Funes, quien llegó a gobernar bajo la bandera del “cambio” del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ante la corrupción de administraciones anteriores, es el tercer presidente de la democracia salvadoreña en ser acusado de apoderarse de dinero público.

Fuente: EFE, aliado estratégico de FM Mundo