Compartir

Las nuevas concesiones y la actividad minera siguen en el debate público en la capital azuaya. Un grupo de colectivos sociales, comunitarios y ambientalistas participará este jueves 19 de julio del 2018 en la Asamblea de la Gente por el Agua.

Shutterstock

El encuentro convocado por el Municipio de Cuenca tendrá como objetivo adoptar una posición como cantón en defensa de este recurso natural, a propósito de las nuevas concesiones otorgadas por el Gobierno en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Cajas. Además, para respaldar la demanda interpuesta por comunidades de la parroquia cuencana de Molleturo en contra del proyecto minero Río Blanco, que está paralizado por orden judicial emitida el 1 de junio, tras determinarse que no hubo la consulta previa.

El Estado apeló y la audiencia se cumplirá este 23 de julio. La empresa china Ecuagoldmining mantiene paralizada la construcción de la mina subterránea desde mayo, tras la irrupción del campamento por grupos antimineros.

El respaldo a esa audiencia planteará el Frente Unido de Trabajadores, Yasunidos, Colegios de Abogados del Azuay, Consejo de Participación Ciudadana Transitorio y la Comisión Nacional Anticorrupción cuyos delegados participaron esta mañana en un diálogo con medios de comunicación. Mientras tanto, el alcalde de Cuenca, Marcelo Cabrera, ve con preocupación que hasta marzo del 2018, el Ministerio de Minas tenía concesionado 69 566 hectáreas para la minería metálica.

Para Paúl Vintimilla, subgerente de Gestión Ambiental de la Empresa Municipal de Telecomunicaciones, Agua Potable y Alcantarillado de Cuenca, considerando que la superficie del cantón es de 319 514 hectáreas, todo lo concesionado representa el 21,77% y está dentro de la zona de biósfera y de amortiguamiento del Parque Nacional Cajas.

Por eso, las autoridades municipales Marcelo platearán al Gobierno Nacional –una vez más- la reversión de las concesiones y que se suspenda la construcción del proyecto Río Blanco, por lo menos, hasta que culminen los estudios hídricos que realizan las universidades.

Fuente: El Comercio