Compartir

El expresidente de Ecuador, Rafael Correa, abandonó hoy el hospital donde se estaba tratando por una neumonía desde hace cuatro días en Quito, informaron medios locales.

El pasado 24 de mayo, el mismo día que Correa traspasó la presidencia de la República a su correligionario, Lenín Moreno, fue internado en el hospital Andrade Marín, información que confirmó a Efe Gabriela Rivadeneira, secretaria ejecutiva de Alianza País, movimiento oficialista al que ambos pertenecen.

El día después, el mismo Correa reveló en su cuenta de Twitter el diagnóstico de neumonía y su inmediato traslado, tras el evento de la transferencia de mando, al centro médico quiteño donde permaneció hasta el día de hoy.

Ya ayer agradeció, siempre en las redes sociales, la “solidaridad” de la gente que se acercó hasta las afueras del hospital, les comentó que se encontraba “bien” y les pidió que se marchasen a su casa.

“Desde el primer día hay mucha gente afuera del hospital. Les agradezco su solidaridad. No se preocupen, estoy bien. Vayan a casa, por favor”, trinó.

Esta misma mañana comunicó que todavía se encontraba ingresado hasta que al mediodía según la prensa local, recibió el alta.

Fuente: EFE