Compartir

La familia del cabo segundo de infantería Wilson David Ilaquiche Gavilanes pasa por horas de angustia. El militar está desaparecido desde el pasado 12 de mayo en la frontera norte.

El Telégrafo

La Policía Nacional y miembros del Ejército informaron el miércoles 16 de mayo que mantienen la búsqueda del uniformado, quien -según las autoridades- el 12 de mayo abandonó las instalaciones de un destacamento en Carchi, sin la autorización respectiva.

Según la información del Ejército, Ilaquiche Gavilanes salió del Destacamento Táctico Tobar Donoso, en compañía de 4 miembros del personal de tropa y se dirigieron a un poblado aledaño.

El 13 de mayo se trasladaron vía aérea hasta el destacamento las autoridades militares y el comandante del Distrito de Policía Esmeraldas, policías de la Dirección Nacional de Delitos Contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased) y demás personal del Ejército, precisa el comunicado.

“La unidad militar aplicó los procedimientos respectivos de reconocimiento y verificación; no obstante, hasta la presente fecha no se ha podido obtener indicios que determinen el posible paradero y situación del cabo segundo de infantería Wilson David Ilaquiche Gavilanes”, informó el Ejército en un comunicado oficial.

Los familiares del cabo segundo llegaron desde el cantón Valencia, provincia de Los Ríos, este lunes 21 de mayo hasta la Plaza Grande en Quito, minutos antes del tradicional Cambio de Guardia en el Palacio de Carondelet.

Los parientes del militar exigen a las autoridades nacionales que no cesen con los operativos de búsqueda de Ilaquiche Gavilanes. Viviana Ilaquiche, hermana del militar desaparecido, confesó que su familia vive horas “desesperantes” luego de que ya se cumplieran diez días de desaparición.

Lamentó que las autoridades solo les han comunicado que “no hay novedades” sobre su caso. Durante el fin de semana circuló en redes sociales un mensaje en el que se anunciaba el supuesto deceso del militar. Sin embargo, el Ejército ecuatoriano negó rotundamente esta información.

Fuente: El Telégrafo