Compartir

La Fiscalía General del Estado solicitó que se lleve ante la justicia al vicepresidente sin funciones de Ecuador, Jorge Glas, y a otros doce procesados por el presunto delito de asociación ilícita en el marco de la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

© Flickr Fiscalía General del Estado

En la tercera jornada consecutiva de audiencias previas a la posible apertura de juicio que se celebran en la Corte Nacional de Justicia, el fiscal general, Carlos Baca, solicitó al juez Miguel Jurado “que disponga el auto de llamamiento a juicio en contra de todos los procesados por el delito de asociación ilícita”, reza un mensaje de la Fiscalía en Twitter.

Se indica asimismo que la Fiscalía General pone a disposición del juez el expediente del caso, que abarca 46.681 folios, y señala que el sustento para la acusación de juicio que se presentará será mediante pruebas documentales, periciales y testimoniales.

El jueves esta institución acusó a Glas, a su tío Ricardo Rivera y al excontralor Carlos Pólit del presunto delito de asociación ilícita, junto a otra decena de supuestos implicados en el caso Odebrecht.

El miércoles, al inicio de la instancia, la Fiscalía descartó presentar cargos contra cinco procesados, cuatro brasileños -entre ellos, José Conceicao Santos, exdirector de Odebrecht en Ecuador– y un ecuatoriano.

La trama de supuesta corrupción versa sobre cinco obras adjudicadas a la constructora brasileña, una de las mayores contratistas de Latinoamérica, por el Gobierno del expresidente Rafael Correa.

En este contexto, Glas, como titular de Sectores Estratégicos entre 2010 y 2016, se habría beneficiado de 13,5 millones de dólares en sobornos pagados entre 2012 y 2016, indicaron medios locales, aunque el vicepresidente sin funciones, siempre ha negado cualquier participación.

En caso de que la Corte acoja la argumentación de la Fiscalía, Glas, en prisión preventiva en una cárcel de Quito desde el pasado 2 de octubre, se convertiría en el político de más alto rango en sentarse en el banquillo de los acusados salpicado por el escándalo de corrupción de la trama Odebrecht.

Glas ha defendido siempre su inocencia y achaca su situación a una persecución política y mediática.

En diciembre pasado, el Departamento de Justicia de Estados Unidos reveló que Odebrecht pagó 788 millones de dólares en sobornos en doce países de Latinoamérica y África.

En el caso de Ecuador, dicho informe señala que entre 2007 y 2016 la constructora brasileña pagó sobornos por valor de más de 35,5 millones de dólares a “funcionarios del Gobierno”, lo que supuestamente le generó unos beneficios de más de 116 millones de dólares.

Fuente: La República