A tres días de que inicie el asueto por el Feriado de Difuntos y luego de que gremios de médicos pidieran suspender el feriado para frenar los contagios de COVID-19, el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, emitió un informe sobre las cifras de contagios y fallecidos por el virus en las últimas semanas y aseguró que estamos en una situación de "contención".

Carondelet
Créditos: Secretaría de Comunicación

Zevallos señaló que, de acuerdo a la evolución semanal de la tasa de contagios por provincias, la mayoría de los cantones ya están en “verde”, es decir, están bajo el 1% del nivel de contagio, y otros están en “amarillo”, que están sobre el 1, pero también son tasas de contagio sostenible, que se pueden contener con la capacidad sanitaria que ahora tiene el país. Además, los contagios han ido disminuyendo de manera paulatina, desde marzo.

Según la tabla presentada, hay 15 provincias en verde, entre estas Pichincha que está con el 0.82, y nueve en amarillos. Estas últimas son: Bolívar, El Oro, Esmeraldas, Guayas, Los Ríos, Manabí, Orellana, Santa Elena y Santo Domingo, de las cuales, Esmeraldas tiene e nivel más alto con 1.50, Guayas tiene 1.31.

En los casos confirmados y descartados, desde el 30 de agosto hasta la fecha, existe “una clara disminución” o descenso de pruebas PCR y números de fallecidos, inclusive, luego del fin del estado de excepción.

En cuanto a la situación hospitalaria, Zevallos sostuvo que hay un incremento de camas de hospitalización y Unidades de Cuidados Intensivos (UCI), de marzo a octubre. En camas de hospitalización: de 1.019 en marzo a 2.105 en octubre, y en UCI: de 145 a 513 en el mismo período.

“Esto en realidad no ha parado, no podemos retroceder, esto (las cifras) debe ser tomado como un aliciente, un incentivo, tenemos que seguir cuidándonos, hagamos reuniones con máximo cinco personas y en el jardín. Tenemos la evidencia científica por un lado pero, por otro, no es que esto ha terminado”, dijo el ministro.

Cuatro mutaciones del coronavirus en Ecuador

Zevallos agregó que, tras un estudio realizado, se encontró que hay cuatro mutaciones de virus identificadas circulando en el país y que eso se debe tomar en cuenta para la compra de vacunas y de pruebas. Además, que a la iniciativa COVAX, liderada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha desembolsado $180 millones para las vacunas, con fondos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“No se puede descartar una segunda ola, pero las probabilidades son muy bajas aquí porque, a diferencia de Estados Unidos y países europeos, Ecuador ha puesto todo en la atención primaria de la salud”, dijo.

Finalmente, el ministro de Salud reconoció que existen pruebas rezagadas pero ofreció, para este domingo, un nuevo cambio de sistema para que, en “la siguiente fase” existan datos oportunos. Además, explicó que se hacen pruebas selectivas, no masivas, como otros países.

En tanto, Jorge Wated, del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS), señaló que la tendencia a la baja se repite en esa institución, al igual que en el sistema de salud pública, tanto en los contagios como en los fallecidos y que la capacidad hospitalaria se duplicó, hay más de 5.000 médicos atendiendo el COVID-19, en el IESS.

El secretario general de Gabinete de la Presidencia, Juan Sebastián Roldán, señaló que el gobierno no puede contener una nueva ola de contagios, sino la ciudadanía con los cuidados, que la segunda ola en Europa se dio porque la población se relajó, y que, como gobierno, se está recomendando a los cantones que, si es posible, cierren los cementerios, entre otras medidas, pues es fundamental seguirse cuidando.

Nota original: El Universo – LINK