Compartir

Con ocasión de Día Internacional del Trabajo, el próximo 1 de mayo, en Ecuador se prepara un acto simbólico en homenaje a los rescatistas, médicos, enfermeros, policías, militares, voluntarios, entre otros que colaboraron tras el terremoto de 7.8 grados.

“La mejor manera de conmemorar esta fecha no es con concentraciones, marchas, sino homenajeando a los trabajadores que incluso comprometiendo su vida, dando lo mejor de sí mismos están trabajando por la recuperación, la restauración de las zonas afectas”, dijo a Andes Doris Soliz, secretaria ejecutiva del movimiento oficialista Patria Altiva I Soberana (PAIS).

Manifestó que está previsto que funcionarios de Estado, militantes sindicales, partidarios de Alianza PAIS y voluntarios se desplieguen por las zonas afectadas sobre todo en las provincias de Esmeraldas y Manabí.

“Creemos que la mejor manera de honrar a los trabajadores es ir a la zona y hacer una jornada de trabajo. Creemos que esta minga solidaria será nuestro mejor homenaje a los trabajadores de la Patria”, enfatizó la secretaria ejecutiva de PAIS.

Agregó que los trabajadores que no se movilicen hacia las zonas afectadas estarán en cada una de sus provincias realizando jornadas de acopio de donaciones para ser enviadas y quienes si lo hagan lo realizarán con sus propios medios.

“Es un contenido de solidaridad, que es en este momento el gran mandato para los ecuatorianos. Unidad, solidaridad, generosidad, espíritu de equipo, espíritu de país”.

Respecto del terremoto registrado la noche del 16 de abril que deja hasta el momento 655 fallecidos, 41 desaparecidos y 4.605 heridos, la funcionaria destacó la inmediata intervención del Estado con el envío de militares, policías, médicos, socorristas entre otros, además del equipamiento logístico fruto de la inversión pública y agradeció el apoyo de otros países.

Aseveró que como lecciones aprendidas se encuentra la necesidad de un mejor desarrollo urbanístico más responsable además de la necesidad de un trabajo articulado con todos los niveles de Gobierno.

“Hoy es el momento de pasar del desastre al desarrollo. Al desarrollo con todos los derechos, de reinventar ciudades, de pensar un desarrollo urbanístico y territorial mucho más responsables y con visión de futuro”.