Compartir

El joven ecuatoriano Andy Peralta fue brutalmente asesinado en Nueva York. La semana pasada, el colegial salió de su casa en horas de la noche y nunca más volvió.

El Telégrafo

“Ya vengo mami”, le dijo Andy el pasado lunes a su madre, Rosa Jaramillo. Su progenitora le pidió que no se fuera de casa, pues es peligroso caminar en la noche. Sin embargo, su hijo la tranquilizó y salió. A las 23:00 y sin señal alguna de Andy, su padre, Edgar llamó a la Policía.

Horas más tardes se comunicaron con él y le dijeron que debía ir a identificar un cuerpo encontrado en el distrito de Queens. “Nosotros fuimos pero yo no quería creer que era mi hijo el que estaba ahí”, cuenta Jaramillo.Peralta vio el cadáver y aceptó que era Andy.

Según la Policía neoyorquina, el cuerpo del ecuatoriano apareció en una zona pantanosa de Queens. Al parecer, Andy fue brutalmente golpeado y posteriormente ahogado en el pantano.

Los presuntos culpables

Las pandillas estarían involucradas en este crimen. Según Peralta, la cultura de violencia en el sistema educativo estadounidense es la responsable de la muerte de su hijo. “Las pandillas implantan un régimen del terror”, menciona.

Para un estudiante de colegio, no tener contacto con las bandas juveniles es complicado, pues generalmente sus miembros son compañeros de clase de los alumnos de las escuelas públicas.

Migrante desde hace tres años

Su madre recuerda con tristeza a su hijo, cuyos sueños quedaron truncados. “Me contaba de la novia que él tenía. Me decía que se quería casar y quería estudiar”, dice entre sollozos. Andy Peralta llegó a Estados Unidos hace tres años, luego de obtener una visa provisional en Guayaquil.

Sus padres migraron cuando él era un niño. Antes de trasladarse a ese país, el joven se crío con su abuela en la ciudad ecuatoriana. En Nueva York al parecer tenía una vida normal, pero inesperadamente para sus padres le quitaron la vida.

Fuente: El Telégrafo