Compartir

Un juez da un ultimátum a Julio Iglesias para que acuda a realizarse la prueba de ADN en el juicio de paternidad que interpuso Javier Sánchez-Santos, presunto hijo del cantante, nacido en 1976 de una relación con una bailarina española.

EMOL

Sánchez-Santos proporcionó una prueba de ADN que demuestra un 99.9% de compatibilidad con Iglesias, supuestamente con muestras obtenidas en Miami por un detective que logró conseguir cabellos del artista.
Según el abogado de Sánchez-Santos, el ultimátum del juez deja sin opciones a Iglesias, ya que si accede a realizarse la prueba, el resultado será concluyente; y si se niega a hacerlo, es porque sabe que el resultado será positivo.
En 1999 el cantante ya se había rehusado a realizarse las pruebas de ADN y el caso fue cerrado, pero con el nuevo resultado que tiene en su poder Sánchez-Santos, se abre uno nuevo.