Compartir

Seis temas tocó el presidente Lenín Moreno en su discurso ante la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU). Su alocución sobre la crisis de Venezuela, en un foro mundial, marca una distancia con ese país como política internacional de su Gobierno.

Presidencia de la República

El discurso de Moreno, además, mostró el Plan Toda Una Vida -eje central de su administración-, los objetivos en salud y el acceso a medicinas. Además, el actual rol del sector privado, los organismos de integración y la paz mundial. “Se llama Toda Una Vida porque queremos atender al ser humano desde su concepción hasta su partida”, resumió el Mandatario sobre la propuesta social de su Gobierno. Luego, recordó que la lucha contra la tuberculosis y las enfermedades no transmisibles son dos temas fundamentales que se trataron en la Asamblea. Pero que espera llegar a acuerdos y compromisos para evitar que el acceso a los medicamentos se vea limitado por privilegiar la propiedad intelectual y las ganancias de las grandes farmacéuticas.

El Primer Mandatario destacó que en la actualidad, el sector privado ha creado una mayor conciencia de su papel -más allá de la ganancia, la producción y el empleo- sino para una acción mundial por la paz y la prosperidad. En temas políticos, Lenín Moreno criticó que un país como Estados Unidos, que basa su Constitución en principios humanistas, mantenga un bloqueo contra un “pueblo casi indefenso, como Cuba”. También se refirió a la migración venezolana, “la mayor diáspora de la historia de nuestro continente”. A Ecuador, dijo, llegan al menos 6 000 venezolanos cada día. Añadió que se ha instado al Gobierno y al pueblo venezolanos a que resuelvan su crisis con un diálogo nacional, franco e inclusivo.

Recordó que en Quito, 13 países asumieron de una manera práctica e integrada la solidaridad con los migrantes. Y citó a José Martí: cuando los pueblos migran, “sobran aquellos que se perpetúan en el poder y se vuelven Gobiernos sombríos, siniestros, con mafias corruptas”. Además, indicó que a propósito de la crisis venezolana, o la que vive Nicaragua, América Latina tiene el desafío de consolidar su democracia, “luego de que varios países vivimos gobiernos autoritarios, corruptos y populistas”. Por otro lado, Moreno instó a los líderes a trabajar para fortalecer la ONU. Pidió que no se creen ni se utilicen organismos regionales para defender sistemas anacrónicos, perversos y dictatoriales, como ocurrió en las últimas décadas.

Sobre la paz, en cambio, indicó que Ecuador tiene problemas con mantenerla internamente, debido a los problemas en la frontera norte. Pero añadió que el único camino para lograr la paz es trabajar por los más necesitados. Además, el Mandatario se reunió ayer con los presidentes Iván Duque (Colombia) y Martín Vizcarra (Perú). Hoy, en cambio, Moreno le dará un giro económico a su agenda en Estados Unidos, donde participará en el Bloomberg Global Business Forum, que se enfocará en la prosperidad económica. Y se reunirá con Jim Yong-kim, presidente del Banco Mundial. Mañana visitará un hospital.

Fuente: El Comercio