El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, preso por supuesta corrupción, será enjuiciado en un nuevo caso acusado de recibir un millón de reales (263.157 dólares) por mediar ante el Gobierno de Guinea Ecuatorial para favorecer a una empresa en ese país, informaron este viernes fuentes oficiales.

Shutterstock

El nuevo caso se suma a otros seis procesos que la Justicia adelanta contra el exmandatario, en uno de los cuales ya fue declarado culpable. Lula, quien gobernó Brasil entre 2003 y 2010, está en prisión desde abril cumpliendo una condena de 12 años por supuesta corrupción pasiva y lavado de activos, acusado de recibir un apartamento a manera de soborno de la constructora OAS a cambio de beneficios.

De acuerdo con la Fiscalía de Brasil, en este nuevo proceso, el expresidente fue acusado de lavado de dinero por haber recibido un millón de reales (unos 263.157 dólares) del grupo brasileño ARG, valores que fueron disimulados en forma de donación al Instituto Lula. El pago se habría hecho entre septiembre de 2011 y junio de 2012, después de que el exmandatario influyó en decisiones del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, que resultaron en la ampliación de los negocios de la empresa en el país africano.

La denuncia fue presentada por la Fiscalía en noviembre y recibida hoy por la Justicia Federal, según informó el ente acusador en una nota. Además de Lula, el director del grupo ARG, Rodolfo Giannetti Geo, también tendrá que responder en el proceso en el que fue denunciado por supuesto lavado de dinero y por tráfico de influencia en transacciones comerciales internacionales.

También podría interesarte: Supremo de Brasil suspende análisis de recurso que pedía la libertad de Lula

El empresario responderá por ambas acusaciones, aunque para Lula el delito de tráfico de influencia prescribió, ya que tiene más de 70 años. Según la Fiscalía, las pruebas del delito fueron encontradas en correos electrónicos del Instituto Lula, que fueron incautados en allanamientos realizados por las autoridades en marzo de 2016 durante una nueva fase de la Lava Jato, la operación que desmanteló el mayor caso de corrupción en la historia de Brasil.

De acuerdo con la investigación, entre septiembre y octubre de 2011 el director del grupo ARG buscó a Lula para que interviniera ante Obiang para favorecer negocios de la compañía brasileña en Guinea Ecuatorial. En un correo electrónico del 5 de octubre de 2011, el exministro de Desarrollo del Gobierno de Lula, Miguel Jorge, escribió a Clara Ant, entonces directora del Instituto Lula, que el exmandatario le había dicho que le gustaría hablar con Geo sobre el trabajo de la empresa en Guinea Ecuatorial.

De acuerdo al Ministerio Público, el exministro también dijo en el correo electrónico que la empresa estaba dispuesta a hacer una contribución financiera “bastante importante” al Instituto Lula.

En mayo de 2012, según las investigaciones y como consecuencia de estos contactos, Geo encaminó a Clara Ant por correo electrónico una carta digitalizada de Teodoro Obiang dirigida a Lula y le pide que se programe una fecha para encontrar al expresidente y entregarle la original.

Fuente: El Telégrafo – nota original LINK