El ministro del Interior, Diego Fuentes, a través de su cuenta Twitter, informó que en horas de la madrugada de este miércoles 21 de diciembre, la Policía Nacional ejecutó una boleta de detención en contra de Agustín Wachapá, presidente de la Federación Interprovincial de Centros Shuar (Ficsh).

Fuentes indicó que este procedimiento se realizó dentro del proceso judicial ”por llamar públicamente a la agresión a la fuerza pública y al enfrentamiento ciudadano”. El dirigente shuar está a órdenes de la administración de justicia, se datalla en los mensajes en la red social.

Asimismo, a través de un boletín el Ministerio del Interior, informó que dicho operativo se desarrolló a las 00:15, en el cantón Sucúa, para dar cumplimiento a la orden de detención con fines investigativos y que fue emitida por la Unidad Judicial Multicompetente con sede en el cantón Gualaquiza.

Además, se allanaron las instalaciones donde funciona la Federación Shuar de Morona Santiago. El operativo contó con la presencia de personal policial del Grupo de Intervención y Rescate (GIR), Criminalística, Policía Judicial, en coordinación con la Fiscalía, en cumplimiento a la orden de allanamiento emitida por Angie Mercy Troya, jueza de la Unidad Policial Multicompente de Sucúa.

Una vez en las instalaciones de la Federación Interprovincial de Centros Shuar (Ficsh), se detuvo a Agustín Wachapá, por el presunto delito de incitación a la discordia entre ciudadanos, que investiga la Fiscalía del cantón Gualaquiza.

El comunicado detalla que el dirigente shuar al notar la presencia policial en el lugar trató de huir, ingresando al domicilio contiguo. Sin embargo, fue capturado por personal policial. Al momento de la detención Wachapá se identificó con el nombre de “Ángel”, mostrando poca colaboración y resistiéndose al cumplimiento de la orden judicial.

El detenido fue traslado hasta el Hospital Misereor para su valoración médica de rigor, constatando su buen estado de salud, y posteriormente fue puesto a órdenes ante la autoridad competente.

Su aprehensión fue puesta en conocimiento de sus familiares, quienes pudieron constatar que no existió ninguna vulneración a sus derechos y fue bajo los parámetros de Ley establecidos.

En la orden judicial se expone el allanamiento de las instalaciones donde funciona la Federación Interprovincial de Centros Shuar (Ficsh) y se “incaute objetos relacionados con el hecho que se investiga, tales como materiales explosivos, armas artesanales o no, pólvora, municiones, panfletos, computadoras, cámaras fotográficas, videograbadoras, celulares, tabletas, comunicaciones, actas, que pudieran ser utilizadas para perpetrar actos en contra de la vida e incitar enfrentamientos armados que conmocionan el orden interno y la seguridad ciudadana en general”, reza el comunicado. Más temprano, representantes del Consejo de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae) informaron, a través de su cuenta de Facebook, que “aproximadamente unos 100 agentes de la fuerza pública rodearon e ingresaron en las instalaciones de la (Ficsh)” para detener al dirigente shuar.

Añadieron que produjeron destrozos. De ahí que responsabilizaron al Gobierno y llamaron a la opinión pública nacional e internacional a “repudiar estos hechos”.