Compartir

La alianza opositora venezolana Mesa de la Unidad Democrática (MUD) pidió hoy a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana permitir la marcha opositora, prevista para mañana por los opositores en Caracas, sin el uso de bombas lacrimógenas o cualquier forma de represión.

CNN

“El día de mañana Venezuela estará en las calles pacíficamente, y es el momento para que la Fuerza Armada demuestre que está del lado de la Constitución y del lado del pueblo”, exhortó la plataforma de opositores en un comunicado leído por el presidente del Parlamento, el opositor Julio Borges.

Aseguró que ni los diputados ni los venezolanos son los “enemigos” de la Fuerza Armada, sino que son “un pueblo que está molesto del abuso, de la pobreza, de la indignidad, de la mentira, de la grosería, del insulto” y que “quiere salir de la crisis por la vía pacífica”.

El texto leído por Borges pide que “ante el golpe de Estado” y “la desbordada represión” de la que, afirmó, son objeto los manifestantes, “se respete la Constitución y la democracia”.

“Llamamos a la reflexión a los funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a meditar sobre el papel que están haciendo en este momento de la historia de Venezuela”, indicó Borges que también señaló la obligación constitucional de garantizar la manifestación y la ilegalidad del uso de gases tóxicos en manifestaciones pacíficas.

“Queremos darle un mensaje muy claro, la orden de un superior no exime a un subordinado de su responsabilidad y, lo más importante, de su propia conciencia”, dijo.

La alianza pidió al cuerpo castrense informar al Gobierno que producto de “la violencia generada por grupo paramilitares y parapoliciales, estamos abriendo la puerta a la subversión en el país y que la única solución es convocar a elecciones de manera inmediata”.

La oposición ha llamado a los ciudadanos a marchar mañana desde 26 puntos de Caracas con destino hacia la Defensoría del Pueblo, en el centro de la ciudad, a donde han intentando llegar infructuosamente en cinco ocasiones y han sido dispersados por las fuerzas de seguridad.

De los 26 puntos de salida, 19 están ubicados en el municipio Libertador, sede de los poderes públicos y gobernado por el chavista Jorge Rodríguez, quien ha prohibido actos opositores en su localidad.

Ese mismo día el chavismo ha convocado una movilización en el centro de la capital venezolana prevista como una “marcha histórica”.