Compartir

En plena resaca del Black Friday y cuando parecía que el furor de las compras no podía llegar más lejos, llega el hermano virtual del consumo: el Cyber Monday (lunes cibernético).

SHUTTERSTOCK

Este lunes 26 de noviembre se celebra en todo el mundo la que comenzó siendo entre los comercios en Estados Unidos, en 2005, la versión digital del “Viernes Negro“. Pero mucho ha cambiado desde entonces.

La idea nació en el equipo de marketing de Shop.org, una división de la Federación Nacional de Minoristas de EE.UU., la asociación de ese tipo más grande del mundo. Su objetivo: potenciar la “cibercompra“, que apenas estaba despegando.

En esa época, la mayoría de los ciudadanos estadounidenses no tenía internet en casa y mucho menos en el celular. Hoy, apenas recordamos cómo era la vida sin conexión 24 horas.

Cyber Monday era también una forma de darle una segunda oportunidad a los productos que no se vendieron en la tienda física. Pero ha crecido en volumen de ventas y en algunos países hasta ponerse a la altura del Black Friday en ventas online.

De hecho, se espera que este año sea el mayor en la historia, según cifras de Adobe Analytics para Estados Unidos, que estima en US$7.800 millones las ventas de este año, un 18% más que el pasado. Eso superaría en US$6.200 millones las ventas en línea durante Black Friday.

Durante la jornada del Cyber Monday, se suele vender productos de moda y también electrónica, otro sector estrella en el Black Friday, así como juguetes para regalar en las fiestas navideñas.

Electrónica y juguetes
Las grandes tiendas en línea se preparan durante todo el año para la fecha.

Una de ellas es Amazon, que durante el año pasado vendió más de 64 millones de artículos en todo el mundo durante el Cyber Monday, lo cual equivale a 740 artículos por segundo, de acuerdo con datos de Business Wire.

“Sus clientes en todo el mundo compraron cerca de 36 juguetes por segundo solamente en dispositivos móviles”, explica el informe del sitio económico.