Compartir

Esta semana el Pleno de la Asamblea realizó el primer debate del proyecto de Código Orgánico de la Salud, pese a que el presidente electo Lenín Moreno había pedido tramitarlo en el próximo periodo legislativo. El gremio de Médicos del país han mostrado una gran preocupación debido a que las sanciones que impone este Código van desde la multa hasta la suspensión temporal de la licencia de los y la clausura de establecimientos.

El Ciudadano

El código de salud fue debatido en primera instancia en el pleno de la Asamblea Nacional saliente. Por falta de tiempo y pedido del presidente electo Lenín Moreno, el segundo y definitivo debate se realizará en el periodo legislativo, 2017-2021. Sin embargo la normativa tiene críticas por parte de varios sectores del país. Los representantes de gremio de la Medicina consideran que es un Código que atenta contra su profesión y que no fue debatido oportunamente. El Dr. Santiago Carrasco asegura que durante su socialización no recibieron la invitación para acudir hasta la Comisión de Salud de la Asamblea

Por su parte Verónica Espinosa, ministra de Salud aseguró que la propuesta sí ha sido socializada y que es necesario tener un código de salud en el país.

A pesar de estos argumentos, miembros del sector empresarial enviaron una misiva a la presidenta de la Asamblea, Gabriela Rivadeneira, en la cual solicitaron que se posponga el tratamiento del Código. Cristian Wahli, presidente de la Asociación Nacional de fabricantes de Alimentos y Bebidas, rechazó el proyecto argumentando que generará una afectación económico al sector empresarial

En temas médicos hay  faltas leves como el “error sanitario” que cause prolongación innecesaria de la institución hospitalaria; negar atención a pacientes; entre otras, infracciones. Al decir de los médicos este cuerpo legal contiene más de 14 faltas leves, cerca de 39 graves y muy graves. Otro tema polémica es la práctica de cesáreas.  Ernesto Carrasco, presidente del Colegio de Médicos del Guayas dice que “El tema de la existencia de la violencia ginocobstétrica no coincide con lo dicho por el Gobierno que ha estipulado prácticamente la libertad de decidir sobre el cuerpo de una mujer y que ahora si una paciente desea hacerse la cesárea por voluntad propia se establece como un delito y el médico es quien debe pagar la sanción”.

La normativa genera dudas por lo que habrá que esperar la instalación de la nueva Asamblea para conocer si el Código será o no procedente.