Compartir

Fander Falconí, ministro de Educación, expidió un acuerdo ministerial, a través del cual se reforma el Código de Ética aprobado por la exministra, Gloria Vidal (2012).

Shutterstock

De esta manera se reforman todos los artículos que determinaban la reserva de información y se establece que la información generada en el ejercicio de las funciones de los servidores públicos de esta cartera de Estado, así como en aquella relacionada con las actuaciones legales, administrativas y técnicas, es pública y en consecuencia de libre acceso ciudadano.

El acuerdo señala, además, que no podrá invocarse reserva de la información cuando se trate de investigaciones que realicen las autoridades públicas competentes, sobre violaciones a derechos de las personas, establecidos en la Constitución de la República del Ecuador, declaraciones, pactos, convenios, instrumentos internacionales o el ordenamiento jurídico interno, por lo que las autoridades del ministerio están en la obligación de facilitar esta información a las autoridades judiciales.

También suprime todas aquellas disposiciones por las cuales se restringía el acceso de los ciudadanos a la información, que por su naturaleza, debe ser pública y de libre acceso.

El ministro Falconí enfatizó en la necesidad de proteger a la víctima y a la comunidad educativa. Recalcó la política de “cero tolerancia en los casos de abuso infantil y violación a los derechos de los niños, niñas y adolescentes”.

Es por eso que también se expidió una reforma al Acuerdo Ministerial 52-A, en el que se dispone que los agresores involucrados en casos de delitos de violencia sexual en los establecimientos educativos, serán suspendidos inmediatamente de sus funciones y separados del establecimiento educativo, así como también se iniciará inmediatamente el sumario sancionatorio correspondiente.

Fuente: El Telégrafo