El Ejército ruso denunció que los combatientes opositores atacaron hoy posiciones de las tropas sirias en Guta Oriental durante la pausa humanitaria de cinco horas y dijo que hace todo lo posible para garantizar el alto el fuego y la asistencia a los civiles.

CNN

“Durante la pausa humanitaria, militantes armados continuaron atacando posiciones de las fuerzas gubernamentales sirias cerca de las ciudades de Hazram y Nashabiya y más tarde la ofensiva se extendió a otras áreas,”, informó hoy el jefe del Centro ruso de Reconciliación entre las partes, el general Yuri Yevtushenko.

Agregó que los rebeldes lanzaron dos ataques de mortero en el corredor humanitario organizado para la salida de civiles, durante el tiempo en que estuvo en vigor la tregua, cinco horas que desde hoy serán diarias, de acuerdo a la iniciativa rusa anunciada ayer.

La fuente aseguró que los oficiales rusos en el terreno están tomando todas las medidas posibles para garantizar el alto el fuego en Guta Oriental y pedir a las fuerzas rebeldes que no impidan la salida de los civiles hacia áreas seguras.

El responsable militar dijo que se ha establecido un centro temporal de alojamiento y una estación médica para los sirios que abandonan Guta Oriental.

“En Al-Duer, se ha abierto y equipado un centro de recepción con capacidad para 1.100 personas. Además, se ha instalado una clínica móvil para proporcionar primeros auxilios a 150 pacientes diariamente, y un punto de distribución de comidas calientes”, añadió.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, al menos cinco personas perdieron la vida y 26 resultaron heridas antes, durante y después de la pausa en las hostilidades de hoy.

La tregua anunciada ayer por Rusia está vinculada a la resolución 2401 aprobada el fin de semana por el Consejo de Seguridad de la ONU, que demanda “que todas las partes cesen las hostilidades sin retraso” y que se comprometan a mantener una pausa humanitaria de 30 días, aunque excluye del cese de hostilidades al Frente al Nusra y al grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Fuente: EFE