Compartir

En menos de 24 horas se detuvo a uno de los tres presuntos implicados en el robo que se produjo en la tarde del 21 de junio de 2018, en el estacionamiento de la Universidad de Guayaquil. Este es el primer evento en lo que va del año bajo la modalidad de sacapintas en la zona 8, que aglutina al Puerto Principal, Durán y Samborondón, según las autoridades.

Shutterstock

El robo ocurrió luego de que Luis M. sacara USD 6 000 de una entidad bancaria en un centro comercial, en el norte de la ciudad. Luego él se dirigió hasta la zona de los parqueaderos de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Guayaquil para entregar el dinero. Sin embargo, en ese momento dos hombres a bordo de una motocicleta lo interceptaron. El joven se resistió, por lo que le dispararon en la pierna y se llevaron el dinero.

El Gobernador del Guayas, José Francisco Cevallos, reafirmó su postura de modificar el horario en la restricción del uso de motocicletas que actualmente impide que dos hombres circulen en una motocicleta entre las 19:00 y 04:00.

También resaltó la importancia de contar con cámaras de seguridad en diferentes sectores de la urbe. Las cámaras de video vigilancia lograron reconocer en este caso el modo de operación usado en este acto delictivo y así se logró identificar a los tres involucrados.

Después de la identificación se tomaron acciones. En uno de los allanamientos, en el sector de La Trinitaria, en el sur de Guayaquil, se detuvo a David V. M., quien no poseía antecedentes penales y en su domicilio se encontró las vestimentas que habría usado el día del robo, según explicó Marcelo Tobar, general de la Policía Nacional.

Además, el detenido fue reconocido como el conductor de la moto, la cual también se encontró en su vivienda y en una cartera escondida en una lavadora se encontró USD 900 dólares. Se presume que los tres sospechosos se repartieron USD 2 000 para cada uno, añadió el oficial de policía El rector de la Universidad de Guayaquil, Galo Salcedo, manifestó que actualmente se trabaja en conjunto con la Policía Nacional en la seguridad de los múltiples espacios de la universidad.

Pero aclaró que no se puede controlar el ingreso de más de 1 500 vehículos que diariamente entran a la unidad de educación superior. La Policía aún está en la búsqueda de los otros dos sospechosos, quienes habrían sido identificados.

Fuente: El Comercio