Compartir

Entre el 2009 y el 2017 el exvicepresidente Jorge Glas -detenido por asociación ilícita- desempeñó 4 cargos. En ese tiempo tuvo una acompañante constante: Sofía Espín.

Fotografía: El Telégrafo

La actual asambleísta fue asesora de Glas en el Fondo de Solidaridad (2009), directora en el Ministerio de Telecomunicaciones (2009-2010), asesora en Sectores Estratégicos (2010-2013) y asesora en la Vicepresidencia (2013-2017). De esa época, ella recuerda las largas jornadas delineando proyectos. Cree que llegó a tener una amistad con Glas, aunque nunca fue cercana a su vida privada. Pese que trabajó más con el exvicepresidente, la historia de Espín con la política y con Alianza País (AP) empezó un poco antes.

Ella nació en Los Ríos, pero desde los 11 años vive en Guayaquil. Su familia se mudó a esa ciudad para que continúe con la tradición familiar de estudiar en el Colegio Rita Lecumberri. La vena política -dice- la heredó de su padre: Dalton Espín. Exdiputado y exmilitante de la Izquierda Democrática. “Los mítines políticos, la campaña, los recorridos (…) ver a Rodrigo Borja cerca de mi casa y que la gente crea en él”, esas son las razones que la legisladora atribuye para que haya elegido el camino político. Sus primeros pasos en esta área los dio en la Politécnica del Litoral (Espol). Por su rendimiento académico fue ayudante de cátedra de física, cálculo, álgebra lineal y matemática.

Esa notoriedad hizo que las organizaciones estudiantiles se fijen en ella. Lideró un movimiento llamado Vanguardia Independiente Politécnica. Dirigentes históricos de AP como Alberto Acosta y Gustavo Darquea la recuerdan llegando a esa organización de la mano del excanciller Ricardo Patiño. Ella aclara que esa historia solo tiene una parte cierta. En el 2000 ella escuchó una charla de Rafael Correa en contra de la dolarización y vio en él un líder. Por eso, cuando fue Ministro de Economía (2005), junto a su grupo universitario, le preguntó por sus planes.

Al conocer que sí existía un interés en la Presidencia, Espín empezó a trabajar con Patiño y “pareció que varios llegamos con él, pero estuvimos desde el principio”. Pasó a formar parte de las juventudes de AP. Y fue candidatizada para consejera en el Guayas, pero perdió. En 2007, en cambio, tuvo éxito en la elección para la Constituyente. Mónica Chuji, quien presidió la mesa en la que Espín trabajó en esa Asamblea, la recuerda como una joven entusiasta, con conocimientos técnicos y cercana a las causas sociales.

Fuente: El Comercio Nota Original LINK