Compartir

En el país hay 6 grandes grupos que operan en el mercado del sector farmacéutico, 3 de estos ya han suscrito un Código de Ética, que es un compromiso voluntario para manejarse con reglas claras en el negocio.

La iniciativa es promovida por la Superintendencia de Control del Poder de Mercado (SCPM). Quienes lo han suscrito son GPF, Farmaenlace y Grupo Difare, esta última lo hizo ayer en Guayaquil.

La SCPM busca que los actores cumplan con la Ley Orgánica de Regulación y Control del Poder de Mercado, indicó Juan Carlos Jácome, intendente zonal 8. Este es el tercer grupo que se comprometió a transparentar  sus movimientos económicos.

“Es un logro muy importante porque significa concertar a operadores económicos en una ratificación de la ley; es algo sin precedentes y crea mucha esperanza del buen desempeño del mercado económico en el país”, resaltó el funcionario.

El objetivo es que los actores compitan de forma transparente, sin trampas que los ayuden a mantener cautivo un mercado o abusar de clientes o proveedores.  La ley antes citada, en el artículo 9, detalla 23 comportamientos irregulares, entre ellos está establecer ventas condicionadas, tener precios por debajo del costo de forma permanente para depredar el mercado. También están prohibidos los acuerdos colusorios, que es cuando dos empresas trabajan juntas para someter al mercado a su voluntad.

En Guayaquil, las distribuidoras que están asentadas en el centro de la ciudad venden directamente al consumidor a precios más económicos, lo que perjudica a las farmacias pequeñas. Jácome resaltó que estos actores también han sido invitados a firmar, pero no han recibido respuesta. Enfatizó que el documento, que sí es de cumplimiento obligatorio, es el manual, pero lleva un año en análisis en la Junta Reguladora.

La firma de Difare se realizó sin la presencia de periodistas, solo se permitió el acceso de fotógrafos y camarógrafos. Los representantes de la empresa no ofrecieron declaraciones a la prensa.