Compartir

La paciencia de Estados Unidos con el régimen de Corea del Norte “se acabó”: así lo declaró el presidente Donald Trump este viernes, mientras tenía a su lado al mandatario surcoreano Moon Jae-in.

EFE

“La era de paciencia estratégica con el régimen norcoreano fracasó”, sostuvo Trump durante una conferencia de prensa en Rose Garden. “Y, francamente, esa paciencia se acabó”, insistió.

Estas declaraciones son la más reciente señal de que Trump cada vez está más frustrado con la falta de avances para contener los programas nucleares y de misiles balísticos de Corea del Norte, una situación que los altos funcionarios estadounidenses han observado con creciente preocupación en los últimos meses.

La visita del presidente surcoreano a la Casa Blanca se produce después de que Trump aprobara una serie de medidas diseñadas para aumentar la presión sobre Corea del Norte, que, además, le envían el mensaje a China de que la paciencia estadounidense se está terminando.

Este jueves, el Departamento del Tesoro impuso nuevas sanciones contra un banco y varios ciudadanos chinos, mientras que el Departamento de Estado aprobó un acuerdo de 1.000 millones de dólares con Taiwán. Las dos decisiones parecieron estar dirigidas a inquietar a China, un país al que Estados Unidos, con poco éxito, ha urgido repetidamente para que presione a Corea del Norte a cambiar su comportamiento nuclear.

Además, Trump advirtió este viernes que su país está enfrentando “la amenaza del régimen insensato y brutal en Corea del Norte”, que “no tiene ninguna consideración por la seguridad de sus ciudadanos ni por la de sus vecinos”. El presidente también prometió que Estados Unidos continuará actuando para defender sus intereses y los de sus aliados en la región.

Fuente: CNN