Compartir

Las autoridades detuvieron a seis personas sospechosas de utilizar drones cargados de explosivos en un intento fallido por asesinar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijeron funcionarios el domingo, en lo que un testigo describió como un ataque aterrador que sacudió su edificio de apartamentos.

Efe

Las autoridades venezolanas dijeron que los atacantes utilizaron dos costosos drones DJI M600 equipados cada uno con un kilo de un explosivo conocido como C-4. Se suponía que uno de los drones debía atacar al presidente desde arriba mientras que el otro detonaría directamente frente a él.

Pero el plan fracasó cuando miembros de la seguridad presidencial, usando equipos electrónicos de bloqueo, lograron desorientar a los drones. Uno de los aviones no tripulados fue derribado y el otro se estrelló en un edificio de apartamentos a dos cuadras de donde Maduro daba un discurso ante cientos de militares que celebraban el 81 aniversario de la Guardia Nacional.

“Tenemos hasta ahora seis terroristas y sicarios detenidos”, declaró el ministro de Relaciones Interiores, el mayor general Néstor Reverol. No se descarta “en las próximas horas otras detenciones”.

Las autoridades del gobierno señalaron directamente a facciones de la oposición en Miami y Bogotá de conspirar con los atacantes, aunque no ofrecieron pruebas específicas. Los líderes de la oposición condenaron a Maduro por señalar a sus opositores políticos como responsables del ataque, y advirtieron que podría usarlo para reprimir aún más a sus críticos.