Un nuevo decomiso que iba a la frontera norte (en la provincia de Esmeraldas) para el procesamiento de drogas fue incautado en las últimas horas, indicaron las autoridades.

Shutterstock

Se trata de unos 250 sacos que llevaban 12,5 toneladas de cloruro de calcio, una sustancia química utilizada sobre todo en el secado de la cocaína. Toda esta cantidad del precursor químico iba en un camión de carga que circulaba por la estatal carretera E20 Esmeraldas-Quinindé, el sábado último.

La carga fue detectada en un control móvil en la carretera, contaron las autoridades. En el recinto Cupa, en el cantón Quinindé, en el sur de la provincia, agentes policiales descubrieron el cargamento cuyo destino sería San Lorenzo del Pailón, en la frontera norte.

Para no levantar sospechas sobre la carga, los precursores químicos fueron cubiertos con aserrín, así pasarían desapercibidos. Dos vehículos particulares custodiaban al camión, detalló Marcos Villegas, subdirector de la Policía Nacional de Antinarcóticos.

Los uniformados aprehendieron a dos personas, incautaron los tres vehículos involucrados y decomisaron en total 12’500.000 gramos de precursores químicos. Los detenidos y evidencias fueron trasladados hasta el Comando Sectorial de la Policía Nacional de Quinindé, en el sur de la provincia, para las investigaciones del caso.

Luego de los hechos violentos que se han dado en la frontera norte, desde enero pasado, las autoridades han decomisado, en varios operativos, cargamentos de drogas, combustibles, precursores químicos, explosivos y otros.

Uno de los hechos más recordados se dio el pasado 19 de abril cuando los uniformados incautaron 1,8 toneladas en una zona del balneario Mompiche, en Esmeraldas. Ahí uno de los delincuentes atacó con un machete a un policía del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) que perdió su mano derecha. El antisocial fue abatido.