Compartir

Amnistía Internacional (AI) pidió hoy a los países miembros de la Organización de los Estados Americanos (OEA) que de prioridad a los derechos humanos y acabe con la violencia e impunidad, alegando que el continente está en una "era regresiva".

En una carta abierta dirigida a los representantes de los Estados que acudirán a la 47 Asamblea General de la OEA la próxima semana en Cancún (México), la ONG destacó que hay “profundas brechas sociales, económicas, de participación, acceso a la justicia y ejercicio de los derechos humanos en la región”.

“En toda la región estamos enfrentando un clima de graves retrocesos en el ejercicio de derechos fundamentales de las grandes mayorías”, detalló la organización, que entregará oficialmente la carta este lunes durante la cumbre.

De acuerdo con la ONG, la situación de crisis se ha acelerado por el aumento de “obstáculos y restricciones” para acceder a la justicia y a las libertades fundamentales.

“Las oleadas de represión se han tornado cada vez más visibles y violentas”, apuntó.

Además, la discriminación, inseguridad, pobreza y daños al medioambiente “continúan siendo un legado en nuestra región”, indicó AI, que denunció, una vez más, que se incumple la normativa internacional en derechos humanos.

“Durante esta Asamblea General hacemos un llamado a los estados para que (…) se incluyan compromisos firmes para garantizar la protección de los derechos humanos de todas las personas sin distinción”, señaló el texto.

A lo largo de la carta, de unas siete páginas, AI repasa algunas de las problemáticas más graves en el continente americano.

Por ejemplo, hace hincapié en la falta de acceso a la justicia y pide independencia, y denuncia las políticas erróneas de seguridad pública y el poder que han ganado empresas y grupos delictivos.

Señala también la vulnerabilidad de los defensores de derechos humanos: “Periodistas, operadores de justicia, así como opositores políticos y testigos de violaciones a derechos humanos continúan recibiendo amenazas y ataques, sufriendo tortura o malos tratos y desapariciones forzadas”.

En México, han fallecido siete comunicadores y cinco activistas en lo que va de año.

“Es urgente que los Estados y los organismos multilaterales adopten medidas concretas para prevenir, eliminar y sancionar los abusos en contra de estas personas”, subrayó AI.

El organismo también instó a combatir la violencia contra las mujeres y niñas, y pidió castigo para los culpables de feminicidios, recordando que hay muchas denuncias por violencia de género en países como Brasil, Nicaragua, Estados Unidos o Canadá.

“Los pueblos indígenas continúan siendo desplazados a la fuerza de sus propias tierras por agentes estatales y no estatales -entre ellos terratenientes y empresas”, añadió AI.

Para la organización, uno de los principales puntos en los que los 35 Estados miembros de la OEA han de actuar es en resolver la “crisis de refugiados” en Centroamérica, que se “agrava rápidamente”.

Recuerda la peligrosa travesía que realizan cada año y exige, además de seguridad para los migrantes, que los países del Triángulo del Norte -El Salvador, Honduras, Guatemala- asuman su responsabilidad y combatan la violencia en su territorio.

La organización exigió que “se derogue toda normativa que lesione los derechos humanos de los migrantes y sus descendientes, independientemente de su estatus legal”, y pidió evitar deportaciones masivas.

Por último, AI llamó a los miembros de la OEA que mantengan el Sistema Interamericano y lo doten de recursos financieros.

La Asamblea General de la OEA tendrá lugar entre el 19 y el 21 de junio en el balneario de Cancún, en el sureste mexicano.

Fuente: EFE