Entre el 35% y 49% de los votos obtuvo el candidato presidencial por la alianza Unión por la Esperanza (UNES), Andrés Arauz, en las cuatro circunscripciones de la provincia del Guayas; aunque en un distrito con una mínima diferencia frente al aspirante Guillermo Lasso, por la alianza CREO-PSC.

arauz - rabascall
Créditos: CNE

Al momento se ha procesado el 98,07% de actas, es decir, 8.924. Restan 176, pero existen 1.814 actas con novedades, según datos del Consejo Nacional Electoral (CNE).

Arauz lidera con el 41,87%, seguido de Lasso con el 25,30%. Esta decisión de los electores para presidente a nivel provincial no le causa sorpresa a la analista política Irene Vélez. Remarca que el voto Guayas siempre ha tenido esa tendencia de elegir por figuras diferentes para cada dignidad y en estos comicios no fue la excepción.

Indica que Guayaquil, aunque es bastión del Partido Social Cristiano (PSC) en la Alcaldía e incluso en las últimas elecciones seccionales con la Prefectura del Guayas, no es igual que en la Presidencia. Vélez asegura que el ciudadano apoya a la figura, mas, no a una organización política.

“El guayaquileño ha votado por el socialcristianismo y por el correísmo al mismo tiempo. Rafael Correa a la Presidencia y Jaime Nebot a la Alcaldía. Para la Alcaldía tiene mayor presencia los socialcristianos, pero para la Presidencia no hay un desencuentro entre estas dos opciones. Votan por una figura y en este caso es a quien apoyaba el PSC (a Guillermo Lasso) no fue una figura que conectaba y se fueron por la que históricamente han tenido presencia, que es el correísmo”, señala.

Vélez menciona que la alianza CREO-PSC para la Presidencia no funcionó en la provincia por falta de conexión y además porque la dignidad no era la fuerte de los socialcristianos.

“Siempre ha habido esta división entre el socialcristianismo y correísmo. Lo que también ha habido es un apoyo histórico al alcalde no al partido. Creo que en una Alcaldía hubiese sido más fácil que el personaje (Lasso) conecte con la ciudadanía, pero para otras dignidades es complicado”, explica.

Aunque Arauz tuvo una amplia victoria en la provincia, en las circunscripciones los porcentajes fueron distintos. Unos con mayor distancia que otros. Como ocurrió en la circunscripción 4, que corresponde a 22 cantones, entre estos: Balao, Balzar, Colimes, Isidro Ayora, Milagro, Naranjal, Naranjito, Salitre, Yaguachi.

En esta circunscripción, Arauz tuvo el 49,94% de votos frente al 15,93% de Lasso. Para Vélez, estos resultados se deberían a una desatención: “Esto debido a que es un sector rural y quizás ha sido desatendido en parte por la Prefectura (tendencia socialcristiana) o porque el mensaje de campaña de Arauz fue mucho más fuerte”.

Con esto concuerda la consultora política Patricia Astudillo, quien agrega otro detalle de este amplio margen: “La cercanía de Lasso al gobierno de (Lenín) Moreno ha sido también una carta que les jugó en contra, ya que es un gobierno muy desgastado y con casi nulo apoyo popular. El PSC se ha dedicado los últimos 20 años a trabajar a la interna y asegurar mayorías en la Asamblea Nacional”, menciona.

Pero en la circunscripción 3 hubo una estrecha diferencia entre estos dos candidatos. Este distrito corresponde a los cantones Durán, Playas, Samborondón y varias parroquias de Guayaquil como 9 de Octubre, Ayacucho, García Moreno, Letamendi, Rocafuerte, Urdaneta, Tarqui y otras. Aquí Arauz tuvo el 35,75% de votos y Lasso 34,10%, una diferencia de 1,65%.

“Hay un voto más urbano, más conservador, empresarial, incluso de emprendedores que conectaron más con Lasso que en otros sectores. Y en este distrito tiene mayor impacto Lasso por el público que apunta a una clase media, media alta, aunque también hay un porcentaje grande en Arauz”, dice Vélez.

Astudillo considera que casi este empate se debe a un tema de identidad. “Es de suma importancia cuando se diseña la estrategia de campaña, ya que la gente vota por quien admira sí, pero también por quien se parece a ellos y entiende sus necesidades”, dice la experta y menciona que este elemento faltó para captar votos.

Mientras que en las circunscripciones 1 (Ximena y Febres Cordero) y 2 (Tarqui y Pascuales) se nota una diferencia entre Arauz y Lasso, pero no tan abrupta como en el distrito 4.

En la circunscripción 1 Arauz tuvo el 40,43% y Lasso el 24,47%. Y en la 2, Arauz, el 40,19% y Lasso, el 28%.

“Arauz toma ventaja y no llega el mensaje de Lasso, quizás el pasado o la conexión con Jaime Nebot no significó nada para esos sectores y en el área rural lo remata”, explica Vélez.

Nota Original: El Universo – LINK