Compartir

Cerca de 40.000 chilenos que viven en el exterior abrían este sábado el balotaje de pronóstico incierto en el que Chile decidirá quién será su próximo presidente: el exmandatario derechista Sebastián Piñera o el oficialista Alejandro Guillier.

EFE

La ciudad de Wellington, en Nueva Zelanda -a más de 9.000 km de Chile- era la primera en recibir a votantes en el extranjero. En total, 39.137 chilenos están inscritos para sufragar en 110 circunscripciones de 62 países, según la Cancillería, que tiene a su cargo la elección en el exterior.

Los chilenos en el exterior participaron por primera vez en unas elecciones el pasado 19 de noviembre, en la primera vuelta de las elecciones presidenciales. La elección fuera de Chile se extenderá hasta el domingo y concluirá tras el cierre de las mesas de Seattle, San Francisco y Los Ángeles, en Estados Unidos.

Un primer ensayo del voto en el exterior tuvo lugar en julio, durante las primarias en las que Sebastián Piñera se convirtió en candidato del derechista Chile Vamos y la periodista Beatriz Sánchez en postulante por el Frente Amplio, una coalición de izquierda radical.

En esa oportunidad, votaron 6.593 personas. La Cancillería estima que fuera del país viven unos 857.000 chilenos, de los que 360.000 están en edad de votar, aunque solo poco más del 10% se registró para hacerlo. Resultado incierto El balotaje, que en Chile se inicia el domingo con más de 14 millones de habilitados para votar, está rodeado por una total incertidumbre sobre cuál será su resultado.

Ante una veda de publicación de encuestas desde hace dos semanas, es imposible vaticinar un favorito entre Piñera -un exitoso empresario de 67 años- y Guillier, un veterano periodista de 64 años. “Los chilenos se enfrentan a una compleja decisión, no tienen encuestas o datos duros que les digan quién va a ganar”, dijo a la AFP Bernardo Navarrete, analista político de la Universidad de Santiago. Ambos llegaron a esta definición luego de que Piñera ganara la primera vuelta con 36% de la votación, y Guillier obtuviera el segundo lugar (22%).

Fuente: El Telégrafo