El presidente de la República, Rafael Correa, recibió en el Palacio de Carondelet a Mohammed Barkindo, secretario general de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). En la reunión también estuvo el canciller Guillaume Long.

Barkindo destacó la importancia de la cita de los miembros de la Organización en Argelia, a fines de septiembre, donde se logró un acuerdo para reducir su producción de crudo y sostener así los precios, lastrados a la baja por una oferta excedentaria.

“Desde la reunión en Argelia hemos tenido extensas consultas tanto con miembros de la OPEP como con países no miembros”, apuntó el Secretario General. De su lado el canciller Long explicó que la próxima reunión en Viena, que se prevé realizar a finales de este mes, será “con el fin de estabilizar los precios del petróleo”.

Ayer, Barkindo se reunió con el presidente venezolano, Nicolás Maduro, en el Palacio de Miraflores en Caracas. En ese marco, Maduro anunció que en “las próximas semanas” se realizarán “reuniones decisivas para adoptar este acuerdo y anunciarlo”. “Ya hay la suficiente conciencia y voluntad para dar el paso, en el mes de noviembre, de un acuerdo contundente de reducción de la producción y de construir nuevos mecanismos para la estabilidad del mercado y la recuperación del precio petrolero”, dijo el mandatario.

Los precios del crudo, que superaban los 100 dólares por barril a mediados de 2014, llegaron a caer por debajo de los 40 dólares a principios de este año.

A mediados de septiembre, la OPEP se comprometió a limitar su producción y estableció acercamientos con Rusia y otras naciones petroleras.

Maduro consideró que el compromiso procura garantizar la “reposición de las inversiones para los próximos 10 o 20 años”. “Precios razonables, justos, equilibrados. Hemos ido construyendo un nuevo consenso”, remarcó.