Compartir

Lodo, alcantarillas desbordadas, bienes arruinados y casas anegadas. Así está Santa Ana, ubicada en el centro de Manabí, debido a las consecuencias de las intensas lluvias. Pese a esto, sus habitantes, en lugar de quejarse, piensan en cómo sacar adelante a su tierra.

El Ciudadano

Las últimas precipitaciones afectaron a varios cantones de la provincia, como Rocafuerte y Portoviejo, que están inundados, y aunque no hay fallecidos, se registran cientos de damnificados. Los sectores económicos más afectados son la agricultura y el comercio.

María Vélez, habitante de Santa Ana, explica lo duro de la situación. “Mi mercadería (ropa) está dañada. Trataré de recuperar algo, pero es difícil. Como no gano nada quejándome, estoy aquí limpiando”, relató. Su local es uno de los tantos que se ubican en el centro de la urbe, junto a restaurantes, negocios agrícolas, abarrotes, entre otros.

La misma situación ocurre con Jorge Arteaga, propietario de una tienda. “Desde que empezó a llover nos llenamos de lodo y las alcantarillas se desbordaron. Esperamos que podamos recuperar algo”, añadió.

Los daños están concentrados en la zona baja de Santa Ana. Viviendas como la de José Zambrano terminaron anegadas por la lluvia. Con escoba y balde en las manos, trataba de quitar agua. “No nos queda más. Tenemos que ir sacando el agua y ojalá no tengamos otra lluvia fuerte”, anheló.

En medio de este panorama, el Presidente de la República, Rafael Correa, recorrió este mediodía las calles de Santa Ana. Escuchó las necesidades de los habitantes y conoció de primera mano la situación. Por su parte, los ciudadanos agradecieron el apoyo del Primer Mandatario, quien cumple una agenda de trabajo en Manabí durante todo este martes.