“He hecho lo que cualquier quiteño hubiera hecho. Su familia (de Jorge Yunda) dirigiendo el Municipio, su familia feriándose los recursos. El agua es una muestra de pureza, de limpieza. El Municipio de Quito debe ser limpiado de manera inmediata. Es una familia de sinvergüenzas que están queriendo cuentear a los quiteños. Y lo mínimo que tiene que hacer (Yunda) es retirarse del Municipio”.

fernando_morales_notimundo
Notimundo - Derechos Reservados

Con esas palabras, el concejal Fernando Morales se justificó por haber arrojado agua y un frasco de plástico a Jorge Yunda en plena reunión del Concejo Metropolitano, que sesiona la tarde del 10 de agosto con motivo del Primer Grito de Independencia.

El hecho ocurrió en presencia de los concejales que asistieron a la sesión, mientras Yunda ofrecía un discurso en referencia a la fecha conmemorativa.

Cuando Yunda decía: “Este 10 de agosto, que sea el motivo para recordar cómo se ofrendaron la vida, para que nosotros podamos tener la libertad…”.

Morales, que estaba sentado en su curul, se levantó molesto, tomó el frasco y arrojó el líquido a Yunda, y a continuación también le lanzó el envase.

El concejal increpó a Yunda diciéndole: “¡sinvergüenza! Ten decencia. Quito no merece lo que estás haciendo. Familia de pillos. Debes renunciar”.

En eso intervino la escolta de la Policía Metropolitana y varios concejales manifestaron su desacuerdo por la actitud de Morales, quien se retiró de la sala del Concejo insistiendo en la salida de Yunda.

Frente a lo sucedido, Yunda nuevamente retomó el micrófono y dijo: “Cuando se acaban las razones y el sentido común, vienen los ataques hasta de índole físico. Yo le quisiera ver al señor (Morales) si es que lo puede hacer en forma personal conmigo, pero lo hace aupado de una traición, lo hace justamente por las espaldas”.

Después de lo sucedido, continuó la sesión del Concejo Metropolitano.

Nota Original: El Universo – LINK