Compartir

El Servicio Integrado de Seguridad ECU 911 se consolidó en 2016 como un referente continental en la articulación de acciones de respuesta en emergencias con un papel crucial en la gestión de ayuda tras el terremoto del 16 de abril, indicaron autoridades que presentaron este lunes un informe de rendición de cuentas.

Agencia Andes

“Esta institución es uno de los símbolos de la década ganada, es un servicio que ha salvado muchas vidas, por lo que se ha convertido en un referente no solo en la región sino a nivel mundial”, manifestó César Navas, ministro coordinador de Seguridad, en un acto que se desarrolló en las instalaciones del ECU 911 Samborondón, la primera de las 16 salas operativas que actualmente existen en el país.

El funcionario recordó el caos que significaba la ausencia en el país de un organismo que articule las acciones de respuesta, por lo que la ciudadanía tenía que reportar a diferentes números como la policía, bomberos, tránsito y otras dependencias para alertar de una emergencias.

Señaló que el sistema ha sido clave para alcanzar la reducción de los niveles de inseguridad que tenía el país. Recordó que en 2006 la tasa de homicidios era de 19 por cada 100.000 habitantes y actualmente es de 5,4 por la misma cantidad de personas, una de las más bajas de la región.

Andrés Sandoval, director nacional del ECU 911, indicó que los 224 cantones del país cuentan con sistema de videovigilancia que se efectúa con 3.678 cámaras, ubicadas estratégicamente para el control urbano, así como en carreteras, zonas de volcanes y perfil costanero. En 2012 cuando se iniciaron las operaciones del servicio eran 259 equipos.

Sandoval señaló que el sistema interconectado permitió en 2016 bajar en 35 segundos la respuesta de la Policía, mientras que en cuanto a ambulancias se redujeron 82 segundos, gracias a un trabajo de georreferenciación de estos vehículos de auxilio.

La acción del 911 fue clave durante el terremoto

Sandoval indicó que uno de eventos más relevantes fue la atención luego del terremoto de 7,8 grados de magnitud del 16 de abril. Según reportes del ECU 911, solo del 16 de abril hasta el 31 de mayo del año pasado se coordinaron más de 45.000 emergencias vinculadas directamente con el sismo y se atendieron 99.000 llamadas de consulta.

Agregó que el organismo se convirtió en el Centro de Mando para la atención de la emergencia a nivel nacional. Los rescatistas nacionales e internacionales encontraron en el ECU 911 un aliado para sus labores gracias a la plataforma tecnológica de sistemas como la red troncalizada de comunicación y la geolocalización que facilitaron el rescate de personas debajo de los escombros.

Luego de esta experiencia y con la finalidad de estar preparados ante este tipo de eventos, se puso en marcha el Sistema de Alerta Temprana (SAT) en las provincias de Manabí y Esmeraldas, donde están instaladas 94 sirenas que se activarán en caso de alerta de tsunami para que la población acuda oportunamente a las rutas de evacuación.

Por el esfuerzo desarrollado en la emergencia del terremoto, el ECU 911 recibió la condecoración Vicente Rocafuerte de la Asamblea Nacional y también el reconocimiento del Parlamento Andino.

El año pasado el servicio fue acreditado con la certificación internacional de calidad de la Asociación Europea de Números de Emergencia, lo que convirtió a la entidad en la primera de América en contar con tal certificación, indicó.

Sandoval también elogió el trabajo desarrollo en otros eventos como la Conferencia de Vivienda y Desarrollo Sostenible Hábitat III, la visita del presidente de China, Xi Jinping, el encuentro binacional Ecuador-Perú, entre otros eventos

En 2016 se atendieron en total 2’996.183 emergencias por los 3.189 personeros que trabajan en el sistema nacional, puntualizó el funcionario.