Los activistas que participan de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP-25) exigieron que se imponga una "moratoria inmediata" sobre la nueva extracción y exploración de petróleo en esa región.

Créditos: Presidencia

Las llamadas Cuencas Sagradas del Amazonas es el lugar donde nace este río, el más largo y caudaloso del mundo. Y es también la zona más biodiversad del planeta, que se ubica al este de Ecuador y Perú.

Unos 500 000 indígenas viven en esta región, incluyendo pueblos que nunca han estado en contacto con otros de por fuera de su comunidad.

Pero estas 30 millones de hectáreas de selva, que según los ambientalistas son clave para mitigar el cambio climático, esconden debajo de la tierra un tesoro que podría poner bajo amenaza su propia existencia.

Se estima que hay el equivalente a unos 5000 millones de barriles de petróleo bajo el suelo de estos bosques amazónicos.

Parte de esa riqueza ya está siendo explotada, pero hasta ahora las presiones sociales habían logrado preservar una gran sección de las Cuencas Sagradas.

Kevin Koenig, director de Clima y Energía de Amazon Watch, quien encabezó la denuncia, dijo a BBC Mundo desde Madrid que los planes muestran la “hipocresía” de estos países.

“El otro día el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, habló ante la COP-25 sobre proteger el planeta, pero al mismo tiempo planea ampliar la explotación petrolera en la Amazonía“, acusó.

Fuente: El Universo, nota original aquí: LINK