El baterista de Aerosmith, Joey Kramer, está demandando a sus compañeros porque éstos no le permitirán tocar cuando la banda sea homenajeada esta semana durante los eventos de los Grammy.

Instagram oficial

Kramer, un miembro fundador de la agrupación original de Boston, dijo en una demanda presentada este mes en el Tribunal Superior de Massachusetts que ha sido marginado de la banda desde que se lastimó el tobillo el año pasado y se perdió algunas presentaciones, incluidas algunas de su lucrativa residencia musical en un casino de Las Vegas.

El músico de 69 años, residente de Magnolia, Texas, dice que sus compañeros le exigieron que se ganara de nuevo su puesto tocando una serie de solos en los ensayos para demostrar que estaba “en un nivel apropiado”, según la querella.

Acusa a la banda de incumplimiento de contrato, argumentando que la exigencia era una práctica “artificial, inventada y no definida” a la que no ha sido sometido ningún otro miembro de la agrupación.