Compartir

El divorcio es la ruptura del vínculo matrimonial entre dos personas. Según las últimas cifras del INEC, en 2017 se registró la separación conyugal de 17,15 personas por cada 10.000 habitantes. Además, se encontró que los divorcios en personas de la tercera edad (65 años y más) crecieron un 12,5% en tan solo un año.

Shutterstock

Según el psicólogo Napoleón Vásquez, una de las causas del divorcio a esa edad no se da por las continuas peleas o problemas si no porque “es el efecto y el fruto de haberse unido con cierto desbalance de inmadurez y realmente se llega a ese punto”.

1.861 personas de 65 años en adelante firmaron el acta de divorcio en 2017. El grupo se dividió en 1.193 hombres y 668 mujeres.

El informe encontró además que los divorcios en el 2017 se concentraron también en las edades comprendidas entre 30 y 34 años con 9.590 divorcios, mientras que las edades entre 35 y 39 años tuvieron 9.975 personas que decidieron dar por terminado su matrimonio.

Las parejas que se divorciaron el 2017 decidieron terminar su relación luego de 14,7 años de estar juntos, en promedio. Esto fue diferente en 1997 cuando los divorcios que se registraban duraban 12 años en promedio antes de decidirse por el divorcio.

El INEC explica que este fenómeno no significa necesariamente que ahora duren más los matrimonios, si no que las personas de la tercera edad, que ahora se divorcian más, aportaron para que se incremente la duración promedio del matrimonio antes de divorciarse.

La principal causa de divorcio registrada en el acta es por mutuo acuerdo con el 64%. Le sigue abandono injustificado de cualquiera de los dos cónyuges por más de seis meses ininterrumpidos con el 30%.

Fuente: Revista Gestión