Compartir

Ecuador colocó USD 2 500 millones en bonos en el mercado internacional, confirmó el miércoles 18 de octubre del 2017 el ministro de Finanzas Carlos de la Torre.

El Telégrafo

De la Torre explicó que la colocación fue a 10 años y a 8,87% de interés. “La oferta que recibimos fue de casi USD 8 000 millones, lo que demuestra el fortalecimiento de la confianza de los inversionistas internacionales”, añadió.

Esta nueva emisión de papeles se conoció un día después de que el Banco Central del Ecuador (BCE) informara que activó una línea de crédito de liquidez en el exterior, por USD 200 millones a un mes plazo.

Para esto se requirieron congelar 200 000 onzas de oro de la reserva. El 18 de octubre, la gerenta del BCE, Verónica Artola, indicó que la operación de liquidez por USD 200 millones se realizó con el Banco Internacional de Reservas de Suiza, para obtener liquidez.

Para conseguir ese objetivo se requirió mantener restringidas 200 000 onzas troy de oro. De ahí la reducción del oro en las reservas internacionales al 13 de octubre.

Además, según dijo Artola a Ecuavisa, el Central realizó otra operación de ‘swap’ con la que comprometió un 36% de las reservas de oro con Goldman Sachs.

Esto representa, 300 000 onzas de oro a tres años a cambio de USD 11 millones en rendimientos. A esta operación se suma la contratación del crédito con el Fondo Latinoamericano (Flar), por USD 637 millones, aprobado el 2 de octubre, que sería desembolsado a finales de este mes, dijo el BCE.

Se trata de operaciones que el Frente Económico activa a las puertas de la presentación de la Pro forma presupuestaria 2018, que la Asamblea debería recibir para tramitar a finales de octubre.

Según De la Torre, las necesidades de financiamiento para el último trimestre de este año ascienden a unos USD 2 000 millones.

Ecuador suma hasta ahora unos USD 5 500 millones de colocaciones en los mercados internacionales en este año y 11 750 millones desde el 2014, cuando el país volvió a los mercados internacionales luego del ‘default’ del 2008.

En aquel año, el expresidente Rafael Correa anunció que su Gobierno dejaría de pagar los intereses de una parte de sus bonos Global.

A finales de mayo de este año, a casi una semana de la posesión de Lenín Moreno en la Presidencia, Ecuador emitió USD 2 000 millones en bonos soberanos en dos tramos: USD 1 000 millones a seis años plazo con un interés del 8,75% y otros 1 000 millones a 10 años plazo al 9,62%.

Santiago Mosquera, docente de la USFQ Business School, explica que el bajo monto de crédito por USD 200 millones que Ecuador activó con las reservas de oro obedece a que el Gobierno ya tenía planeado recibir recursos por una nueva emisión de bonos.

Añadió que Ecuador supo elegir un buen momento para emitir papeles. “No es un mal momento, ha habido una corrección a la baja de los rendimientos de los precios a los cuales se está negociando la deuda ecuatoriana.

El Gobierno busca aprovechar una ventana de oportunidad que se presentó con los precios del crudo, cercanos a USD 52”.

Pero Mosquera destacó que la tasa a la que el Gobierno colocó los bonos está por encima de la que otros países, con la misma calificación de riesgo, están negociando sus bonos. Esto se debe a que Ecuador tiene elementos que hacen que su deuda sea más riesgosa.

“El elemento principal es que hace ocho años entramos en ‘default”, destaca. Por otra parte, Francisco Briones, director de Investigación de la Cámara de Comercio de Guayaquil, considera que la nueva emisión de deuda es inconsistente con el discurso del actual Gobierno.

Para el analista, es preocupante que el déficit del país este año esté en USD 6 700 millones. “Hay una nueva emisión que aumentaría en 2 o 3 puntos el porcentaje de la deuda sobre el PIB.

El Gobierno denuncia una desmesura en el endeudamiento de la administración pasada, pero sigue apostando por el endeudamiento”, dice.

Fuente: El Comercio