Compartir

La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN - por sus siglas en inglés) ganó ayer el Premio Nobel de la Paz, un reconocimiento a sus esfuerzos por evitar el conflicto nuclear en un momento en el que la amenaza atómica es más alta que en cualquier otro período de la historia.

El Telégrafo

En los últimos meses, el líder norcoreano Kim Jong Un ha realizado todo tipo de pruebas de misiles en su territorio en clara amenaza a EE.UU. y su territorio de la isla de Guam, pero los expertos prevén que sí tendrían misiles balísticos intercontinentales (ICBM) que pueden topar el territorio estadounidense.

Ante esto, el presidente Donald Trump advirtió que podría “destruir totalmente a Corea del Norte” si es provocado. Los intercambios de advertencias e insultos entre los mandatarios generan temores a la comunidad mundial ya que un error de cálculo desencadenaría un conflicto catastrófico.

De acuerdo con el diario The Washington Post, el Comité Nobel de Noruega destacó que el grupo fue honrado por sus esfuerzos para fomentar una prohibición global de las armas nucleares. La participación de ICAN fue aprobada en julio por 122 miembros de las Naciones Unidas y su postulación fue anunciada el mes pasado.

La Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares nació en 2007 y ahora sus actividades se desarrollan en más de 60 países. Beatrice Fihn, directora del organismo, explicó que es un movimiento amplio e inclusivo, que “surge de la necesidad, urgencia y factibilidad de la abolición de armas nucleares y que se centra en la movilización de la sociedad civil en lo que respecta al objetivo específico de negociar un tratado global para abolirlas de una buena vez”.

Fuente: El Telégrafo