Compartir

Especialistas antibombas de la Policía Nacional investigan al detalle tres encomiendas que contenían supuesto material explosivo y que fueron dirigidas a Gabriela Rivadeneira, presidenta de la Asamblea Nacional y a las periodistas Jeaneth Hinostroza y Estéfani Espín.

Se investiga a través de los servicios de Policía Judicial y de Criminalística, la procedencia de los mismos y quién o quiénes estarían detrás de estos supuestos atentados contra personalidades del ámbito político y público.

Las características de los dispositivos y el tipo de sobre permiten indicar que los objetos provienen del mismo emisor, y que las personas que lo han elaborado tienen conocimientos avanzados en materia de explosivos.

De las investigaciones realizadas existirían al menos 5 sobres adicionales, por lo que se ha alertado a la empresa de Correos del Ecuador a fin de que suspendan todas las entregas y verifiquen en buzones, bodegas y vehículos. De encontrar novedades se deberá notificar de forma inmediata a la Policía Nacional.

El primer paquete fue dirigido a Rivadeneira este miércoles 15 de febrero desde Correos del Ecuador. Según los reportes de la seguridad de la Asamblea Nacional, la encomienda llegó hacia el edificio de la entidad, el mismo que fue llevado a la Secretaría, donde la funcionaria lo recibió.

Allí, la presidenta abrió un sobre que contenía un estuche de plástico negro para CD con cables. Enseguida llamó al jefe de seguridad policial, el coronel Víctor Zárate, quien observó el paquete sospechoso y evacuó a Rivadeneira y a los presentes del lugar.

De inmediato, se llamó al personal del Grupo de Intervención y Rescate (GIR) para neutralizar el envoltorio. Según los primeros informes técnicos, se trataría de un sistema de activación mediante un tren de explosivos eléctrico, con una cápsula detonante, una batería y un switch de activación.

De igual manera, la mañana de este jueves 16 de febrero, la periodista Jeaneth Hinostroza recibió un paquete con similares características del recibido por Rivadeneira, en las instalaciones de Teleamazonas. De igual manera, técnicos especialistas de la Policía Nacional neutralizaron la encomienda y removieron la misma sin tener novedades de importancia.

Una última encomienda fue hallada en las instalaciones de Correos del Ecuador, la mañana del jueves. El sobre estaría dirigido a la periodista Estéfani Espín y tenía iguales características a los dos anteriores, es decir, un sobre manila y dentro del mismo un estuche negro para CD.

Al momento de desactivar este artefacto por parte del personal del grupo antibombas del GIR, el mismo explotó, sin embargo, no causó ningún daño a los agentes ni al lugar donde fue manipulado.
Recomendaciones
Un paquete sospechoso podría presentar las siguientes características: Datos del remitente incompleto o sin remitente, presencia de cables salientes o visibles, anotaciones o calificaciones de apertura restrictivas, palabras con mala ortografía o mal escritas, presencia de demasiadas estampillas o sellos postales.
También llevan el título y no el nombre de la persona a quien va dirigida, el paquete es rígido o voluminoso, las letras de los textos están mal escritas a mano o computadora, tienen manchas aceitosas o grasosas en la envoltura, hay la presencia de olores extraños.
Recuerde que ante la presencia de un paquete sospechoso, no debe tocarlo, no debe abrirlo, debe abandonar el lugar donde se encuentre la ‘encomienda’ y realice una llamada al ECU 911.