Compartir

Por primera vez desde que llegó al poder en 2006, el mandatario boliviano Evo Morales corre el riesgo de perder unas elecciones presidenciales.

Twitter: Evo Morales

Un sondeo publicado el fin de semana reveló que Morales, quien ha ganado tres comicios presidenciales consecutivos y busca un cuarto mandato en 2019, está empatado en intención de voto con el exmandatario Carlos Mesa, vocero de la demanda marítima contra Chile en la Corte de La Haya.

El mandatario izquierdista tiene el 27 % de las intenciones de voto frente a 25 % de Mesa. Sin embargo, como la diferencia de dos puntos es inferior al margen de error de 3,47 %, en la práctica están empatados.

El sondeo elaborado por la firma Mercados y Muestras, y publicado por el diario Página Siete, concluye que en los comicios de 2019 sería necesaria una segunda vuelta en la que Mesa conquistaría el 48 % frente al 32 % de Morales.

“Evo Morales es ahora derrotable”, declaró a la AFP el exparlamentario y abogado constitucionalista Carlos Borth, aunque advirtió que “todavía no está derrotado”, pues falta más de un año para los comicios.

Las encuestas “ratifican una tendencia de pérdida de popularidad del presidente Morales y una tendencia en la ciudadanía que apunta a una necesidad de producir un cambio” de gobierno, expresó el analista político Carlos Cordero a la AFP.

Mesa no ha lanzado su candidatura, pero ha denunciado que un juicio que solicitó la fiscalía en su contra -por el perjuicio causado a Bolivia por la reversión de unas concesiones mineras a una empresa chilena- busca dañar su imagen e inhabilitarlo políticamente.

Por la anulación de las concesiones, Bolivia tuvo que pagar en junio una indemnización de 42,6 millones de dólares a la empresa chilena, cumpliendo un fallo del Ciadi, el tribunal de arbitraje del Banco Mundial.